Juan Carlos García
6 junio, 2017

Ser el amo y señor de las 24 Horas de Le Mans, en cualquier categoría, es una habilidad exclusiva de campeones. Significa bañarse en gloria en cada batalla y ocupar un puesto en el Olimpo del deporte a motor, ondeando nada menos y nada más que 103 victorias. 18 de las cuales en el máximo nivel

Sin duda, Porsche es el fabricante de autos deportivos más exitoso en el circuito de la Sarthe. Presentamos una apretada crónica de esas 18 victorias conseguidas en 432 horas de batallas heroicas.

 

1970
Auto ganador, el Porsche 917 K (Cola Corta); Pilotos:
 Hans Herrmann (Alemania) y Richard Attwood (Inglaterra)
Vueltas al circuito: 343
Distancia recorrida: 4,607,811 km
Velocidad promedio: 191,992 km/h

En 1970 Porsche consiguió su primera victoria absoluta en Le Mans y, de paso, ocupó por primera vez los primeros tres lugares del podio. Ha sido una de las ediciones más exigentes de toda la historia por las fuertes lluvias y tormentas que acompañaron gran parte de la competencia. De los 51 autos inscritos sólo siete lograron un tiempo oficial al final, en la llamada Lucha de Titanes, donde cinco de las mákinas en pugna eran Porsche.

El auto ganador, pilotado por Hans Herrmann y Richard Attwood, era propulsado por un motor de 12 cilindros (V 180°) de 4.5 litros, que entregaba alrededor de 580 caballos de potencia (427 kW). En segundo lugar cruzó el 917 L, Cola larga, conducido por el francés Gérard Larrousse y el alemán Willi Kauhsen.

Gracias a carrocería pintada en colores psicodélicos de los años setenta, este vehículo entró en la historia como el `Auto Hippie`. El tercer puesto correspondió a los austriacos Rudi Lins y Helmut Marko en un 908/02. Adicionalmente, los dos premios de eficiencia disponibles ese año quedaron en manos del Porsche 908/02, (Índice de Eficiencia Térmica) y el Porsche 917 L (Índice de Rendimiento). La proporción de tiempos de vuelta y consumo de combustible fue mejor que la de los otros autos que terminaron este sprint maratónico.

La victoria del primer Porsche de 12 cilindros en Le Mans fue particularmente convincente. El Ferrari mejor clasificado, en la cuarta posición, llegó a 30 vueltas del ganador; es decir, el equivalente a 404 kilómetros. Como si fuera poco, los autos de Zuffenhausen también se quedaron con los primeros lugares de las dos categorías GT.

El Porsche 914/6 GT ganó en los 2.0 cc (sexto lugar en la general) y el Porsche 911 S, en los 2.5 cc (séptimo). En el curso de la trepidante carrera fueron filmadas las escenas de la película “Le Mans”,  que sería estrenada un año más tarde, el 23 de junio de 1971, protagonizada por Steve McQueen, aún hoy es considera la película de autos más legendaria de la historia.

 

1971
Auto ganador: Porsche 917K. Pilotos: Helmut Marko (Austria) y Gijs van Lennep (Holanda)
Vueltas al circuito: 397
Distancia recorrida: 5,335,313 km
Velocidad promedio: 178 km/h

En 1971 Porsche alcanzó su segunda victoria absoluta con el 917 K (esta vez con un chasis de magnesio), conducido por Helmut Marko y el holandés Gijs van Lennep, quienes dieron 397 vueltas al circuito de la Sarthe para establecer un nuevo récord de distancia de 5.335,16 kilómetros, un récord que estaría vigente por 39 años. El auto ganador también se quedó con el premio “Índice de Rendimiento”, por su uso más eficiente del combustible. Adicionalmente, en las prácticas oficiales el inglés Jackie Oliver, a bordo de un 917 L hizo la vuelta más rápida al circuito francés con un promedio de 250,475 km/h (incluso, los registros dicen que alcanzó los 386 km/h al final de la recta Mulsanne). Pasarían casi 15 años para que otro auto bajara este crono, y por supuesto, fue otro Porsche.

Por su parte, el 911 volvería a ganar la categoría GT, con lo que se mantenía invicto desde su debut en Le Mans en 1966 (10 triunfos al hilo, seis en los 2.0 cc y cuatro en los 3.0 cc).

 

1976
Auto ganador: Porsche 936
PilotosJack Ickx (Bélgica) y Gijs van Lennep (Holanda)
Vueltas al circuito: 349
Distancia recorrida: 4,769,923 km
Velocidad promedio: 198,746 km/h.

En 1976 se juntan dos leyendas: el Porsche 936 y el belga Jack Ickx, quien ese año consiguió su primera de cuatro victorias absolutas con Porsche en Le Mans. El 936 era propulsado por el motor bóxer de 2.1 litros turbo sobrealimentado, el mismo que había demostrado su potencial en 1974 (primera vez que un auto sobrealimentado por turbo corrió en Le Mans), pero en esta versión entregaba 550 caballos de potencia (405 kW). Con su triunfo, el belga y el holandés logran dos primicias para los de Stuttgart: nunca antes había ganado un auto propulsado por motor bóxer en Le Mans y nunca antes uno con turbo. El 936 era, de acuerdo con el reglamento técnico para el Grupo 6 del Campeonato Mundial de Autos Deportivos, un pura sangre de carreras con motor central y carrocería tubular que pesaba sólo 765 kilogramos.