Juan Carlos García
5 julio, 2016

Con 256,563 vehículos vendidos en la primera mitad del año, las ventas de Volvo Cars aumentan en todas las regiones importantes del globo terráqueo. La fuerte demanda de la nueva XC90 es el principal impulsor de este crecimiento. Solamente en junio las ventas aumentaron por decimotercer mes consecutivo, con un crecimiento del 10.6 %.

En Europa el aumento fue del 10.3% (138,851 vehículos) gracias al buen rendimiento de mercados clave como Suecia, Alemania, Reino Unido y Francia. El Volvo más vendido en estos mercados fue el XC60, aunque también el nuevo XC90 experimentó una fuerte demanda.

En Estados Unidos la reaparición de Volvo sigue a buen ritmo, con un aumento de las ventas cercano al 25% durante el primer semestre. Con 36,654 unidades vendidas, la fuerte demanda del nuevo XC90 ha sido el principal impulsor de este crecimiento en la tierra del Tío Sam.

El principal mercado de Volvo durante el primer semestre ha sido China, con unas ventas de 40,688 vehículos, es decir, un aumento del 6.3% interanual. En este mercado las ventas se han visto impulsadas por la creciente demanda de la nueva XC90 y de los modelos XC60 y S60L sedán de producción local.