Juan Carlos García
19 junio, 2013

El historial de éxito del A3 arranca en 1996, cuando Audi estableció el segmento de los compactos premium. Ahora, tras 17 años en ascenso, la tercera generación de la familia A3 está comenzando a llegar a América Latina y el Caribe. En la actualidad se fabrica un Audi A3 cada dos minutos y 5 segundos en la planta de Ingolstadt, en Alemania.

Hoy en día, 117 países después, “tres millones de automóviles en el segmento de los compactos premium es un gran logro”, dijo Frank Dreves, miembro del Consejo Directivo de AUDI AG para Producción.

Un Audi A3 Sportback de color blanco con paquete deportivo S Line, llantas de aleación de 19 pulgadas y sunroof panorámico, motor de diésel turbosobrealimentado 2.0 TDI y sistema de tracción quattro, fue el A3 3 millones, orgullo de la planta de los 4 aros.

“Este éxito está respaldado por un gran equipo y un eficiente sistema de producción. Con el Audi A3 hemos creado un nuevo segmento y hemos establecido estándares superiores en la clase compacta con tecnologías innovadoras y la más alta calidad a lo largo de 17 años”.

Por su parte, Peter Mosch, miembro del Consejo del Grupo de Trabajadores de AUDI AG, dijo que desde mediados de los años 90 el Audi A3 ha sido el segundo pilar de la planta de Ingolstadt –junto al Audi A4– y por lo tanto ha sido crucial para preservar los puestos de trabajo en ese lugar. “Gracias al particular nivel de compromiso y pasión de los empleados, hemos sido capaces de escribir esta exitosa historia”, dijo.

El año pasado Audi produjo 152.993 unidades de la serie A3 en su planta de Ingolstadt, cifra que incluye los modelos Audi A3, Audi A3 Sportback y su versión de altas prestaciones S3. La tercera generación del Audi A3, que llegó al mercado europeo en febrero de este año y está comenzando a desembarcar en América Latina y el Caribe, se ha convertido en el modelo de mayor volumen de producción en la sede central de la casa de los cuatro aros: diariamente 700 Aud A3 salen de la línea de ensamble (un auto cada dos minutos y cinco segundos).