Juan Carlos García
4 febrero, 2019

Este 2019 el cinturón de seguridad de tres puntos cumple 60 años de uso. El primer cinturón de seguridad como equipamiento estándar apareció en el Volvo Amazon 1959. Desde entonces se convirtió en el mejor aliado de la vida a bordo. En otras oportunidades MAKINAS ha destacado la trascendental importancia de esta maravilla del ingenio humano, que ahora al apagar las 60 velitas de su heroica historia, le rendimos tributo a su creación por su sinfín de “milagrosas” intervenciones.

El invento fue obra del ingeniero de Volvo Nils Bohlin, quien patentó el dispositivo que se convertiría en la norma universal para la seguridad sobre automóviles.

Nadie puede negar la eficacia de este preciado baluarte en caso de accidente. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cinturón de seguridad salva de perecer a 200,000 personas cada año. Todos sabemos que es un elemento vital, evitando que el cuerpo salga disparado en caso de impacto.

Es tal su importancia, que todos los países cuentan con leyes que exigen su uso. Además, desde que uno de sus derivados: la sillita de retención infantil se hizo obligatorio, las posibilidades de salvar la vida de los pequeños a bordo se incrementó en un 80%. Este tributo al cinturón de seguridad debe ser compartido con otros silentes aliados dentro del vehículo: las bolsas de aire, que en menos de una décima de segundo surgen de su escondite, como el héroe de la película, contribuyendo a salvar la vida de los ocupantes de un automóvil accidentado.

Al cumplir sus 60 años, siempre es bueno recordar que dejarse abrazar del cinturón de seguridad es amarrarse a la vida.