Juan Carlos García
13 agosto, 2019

Los hitos de Porsche son tan abundantes como excitantes. Sus mákinas crean paradigmas y señalan nuevos rumbos en la industria. Como ningún otro Porsche 911, el GT3 encarnaba las señas de identidad de Porsche Motorsport… un gran hito por antonomasia.

La presentación del primer Porsche 911 GT3 en el Salón del Automóvil de Ginebra, en marzo 1999, marcó el comienzo de una nueva era para los exigentes conductores de vehículos deportivos.Además, las versiones de competición del Porsche 911 GT3 han escrito la historia de las carreras.

Desarrollado por el bicampeón del mundo de rally Walter Röhrl, el ingeniero de competición Roland Kussmaul y los especialistas de Porsche Motorsport en Weissach, el Porsche 911 GT3 trasladaba la agilidad de la pista a la carretera. Desde entonces, este atleta de producción en serie se ha ido haciendo más rápido, más preciso y más dinámico con cada nueva generación.

Además de innumerables victorias en su categoría, el GT3 ha logrado numerosos triunfos absolutos en las principales pruebas de resistencia; entre ellas, las 24 Horas de Spa, las 24 Horas de Daytona y las 24 Horas de Nürburgring, que ha ganado en siete ocasiones desde el año 2000. El haber incorporado siempre la experiencia y las innovaciones del mundo de la competición al desarrollo de la siguiente versión de carretera es parte de la receta del éxito del Porsche 911 GT3. Por eso no es de extrañar que alrededor del 80 por ciento de los 911 GT3 producidos hayan sido utilizados asiduamente en los circuitos.

Sucesor del 911 Carrera RS 2.7: el primer GT3 debutó en 1999

Poco tiempo después de que comenzara el nuevo siglo e incorporando una avanzada tecnología de competición, el Porsche 911 GT3 continuó la tradición iniciada en los años setenta con el legendario Porsche 911 Carrera RS 2.7. Por primera vez, el modelo no llevaba la denominación ‘RS’ (Race Sport), sino el nombre GT3 en referencia a la categoría GT en la que las versiones de competición del modelo iban a participar. El motor bóxer de seis cilindros y 3.600 centímetros cúbicos refrigerado por agua del nuevo deportivo entregaba 360 caballos de potencia (265 kW). Por tanto, no fue una sorpresa que el Porsche 911 GT3 cosechara sus primeros laureles incluso antes de su debut en Ginebra: con Walter Röhrl al volante, completó los 20,8 kilómetros del Circuito Norte de Nürburgring en menos de ocho minutos, lo que se convirtió en una nueva referencia para los deportivos de carretera.