Juan Carlos García
4 julio, 2017

Los Porsche 911 y Macan, fueron elegidos de nuevo los primeros en el estudio de calidad de J.D. Power. El mítico deportivo con motor trasero fabricado en Zuffenhausen (Alemania), obtuvo las máximas calificaciones por sexta vez consecutiva, mientras que el auto deportivo entre la categoría SUV, fabricado en Leipzig (Alemania), se ubicó en lo alto de la tabla por tercera ocasión consecutiva.

De igual manera, Porsche lideró la clasificación a nivel de fábricas de Europa y África: la planta de Leipzig ocupó el primer lugar y fue galardonada con el Gold Award (Medalla de Oro). En el estudio de este año, más de 77,000 personas fueron encuestadas para valorar 243 modelos de 33 fabricantes.

“La calidad es la esencia de Porsche y no la ponemos en juego por nada”, dijo Oliver Blume, Presidente del Consejo Directivo de Porsche AG. “Durante más de cinco décadas hemos continuado mejorando, refinando y perfeccionando el 911 para poder ofrecer a nuestros clientes los niveles más altos de calidad. Estamos encantados de que el Macan, nuestro auto todoterreno deportivo compacto, haya sido premiado una vez más por J.D. Power. La mejora en la clasificación global valida nuestro trabajo y, al mismo tiempo, es un incentivo para subir aún más, incluso estando ya en un nivel muy alto”.

Desde 2012 el Porsche 911 ha mantenido su título de mejor auto entre los “Deportivos premium de tamaño medio. Por su parte, el todoterreno Macan, desde su primera participación en el 2015, ha sido valorado por los consumidores estadounidenses por su alta calidad en el segmento.