Juan Carlos García
29 abril, 2016

 El Grupo Volkswagen anunció que en el primer trimestre del año logró vender 2.51 millones de unidades, un 0.8 % más que en el último ejercicio. Se trata de un verdadero alivio para el fabricante alemán que a raíz del escándalo de las emisiones tuvo que encajar las mayores pérdidas de su historia, por valor de 2,263 millones de dólares.

Pero, sobre todo, significa que VW vuelve a convertirse en el líder mundial por delante de Toyota. Las ventas del gigante japonés cayeron en el primer trimestre un 2.3 % hasta los 2.46 millones de unidades debido principalmente a los  incidentes que frenaron sus plantas de producción.

La rivalidad entre el primer y el segundo fabricante automotriz del mundo es ya ancestral. De hecho, en la primera mitad del 2015, Volkswagen le arrebató la corona por primera vez.

Sin embargo, el ya bautizado como “Dieselgate” le pasó factura en el mercado ruso y sudamericano a partir de octubre, con lo que VW tuvo que ceder su puesto a Toyota, que cerró el 2015 por cuarto año consecutivo como el primero del mundo.

Toyota ha sido el líder de ventas de vehículos por cuatro años consecutivos. Lo habría sido por seis, pero la catástrofe de Fukushima hizo que la estadounidense General Motors (GM), el antiguo líder mundial por muchos años, recuperara su título. En el primer trimestre del 2016, la producción y ventas de Toyota han vuelto a caer por razones sísmicas de la isla nipona.

Según un despacho de la agencia Bloomberg, la caída en la producción de Toyota se debe a dos eventos ajenos al fabricante: en febrero, una explosión y subsecuente incendio en una de sus plantas siderúrgicas, Aichi Steel Corp., hizo que produjeran hasta un 17.4% menos de vehículos; dos meses después, prevén una caída de 80,000 unidades debido al peor terremoto en cinco años que afectó al sur de la isla y detuvo las plantas de producción.

Los envíos de Toyota cayeron un 2.3% hasta 2.46 millones de vehículos. Mientras tanto, la recuperación de Europa Occidental y China han permitido que Volkswagen tomara la delantera, con aumentos del 3.5% y 6.4%, respectivamente. En total, la corporación alemana subió sus ventas un 0.8% hasta 2.5 millones de vehículos.

General Motors (GM) también ha caído en el primer trimestre de este año. Quien fuese en el 2011 el líder, ahora se sitúa en tercer lugar con 2.36 millones, citan la ralentización en Sudamérica y en el mercado de vehículos comerciales en China.