Juan Carlos García
19 mayo, 2017

En sexta generación, el totalmente nuevo BMW M5, surge pletórico de nuevas perfecciones. Esta estrella bávara forma parte de la estirpe de modelos del sedán de altas prestaciones más exitoso del mundo. La mákina ostenta el sistema de tracción M xDrive, de comportamiento dinámico y capacidad de tracción… ambos optimizados.

La tecnología M xDrive combina la agilidad característica de un modelo M y la precisión de un sistema de tracción estándar, con las ventajas de la tecnología de tracción en las cuatro ruedas. El primer BMW M5 se lanzó al mercado en el año 1984, y desde entonces su linaje no ha dejado de ser progresivamente perfeccionado.

Cinco configuraciones cubren un espectro muy amplio de comportamiento dinámico. Estando desactivado, el control de estabilidad (DSC), se encuentra disponibles en tres modos M xDrive, que permiten obtener una configuración específica, llegando hasta el extremo de la tracción trasera al 100%.

Con M xDrive y con la también nueva caja de cambios Steptronic de ocho marchas, es posible apreciar aún más intensamente las extraordinarias prestaciones del nuevo BMW M5, ya sea en la intensidad de los circuitos o en el tráfico diario. La última versión del motor V8 de 4.4 litros con tecnología TwinPower Turbo tiene más potencia y tiene un torque superior.

En suma, el nuevo BMW M5 con M xDrive es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en notoriamente menos tiempo que su antecesor.