Juan Carlos García
22 abril, 2019

 

Una nueva visión de movilidad en las megaciudades se plasma desde la mesas de Audi, con el AI:ME. Se trata de un concepto urbano autónomo con el máximo confort en cuanto a espacio interior, alta tecnología al servicio del conductor y los pasajeros durante las horas pico.

El prototipo Audi AI:ME ofrece en sus dimensiones compactas, un interior futurista y espacioso, y capacidad para desplazarse con conducción autónoma de “nivel 4”, que hace posible que los ocupantes puedan realizar diversas actividad que prefieran durante sus desplazamientos, proporcionando una amplia gama de funciones avanzadas de comunicación, infotainment o, simplemente, de relajación. La carrocería del Audi AI:ME demuestra cómo la emoción y la economía de espacio pueden formar una síntesis perfecta en un Audi eléctrico compacto.

Hay una razón por la que el nombre AI:ME enfatiza la relación con el Audi AIcon, el prototipo de conducción autónoma para largas distancias, presentado en el 2017. La afinidad en la línea y en el concepto de estos dos modelos será evidente cuando el AIcon luzca en el stand de Audi junto al AI:ME durante el Salón del Automóvil de Shanghái 2019, donde el prototipo hará su debut mundial.

El Audi AI:ME ocupa el espacio en el tráfico de un modelo compacto actual. Sin embargo, la distancia entre ejes sugieren unas dimensiones interiores propias de un auto de una categoría superior. Esto es posible mediante la arquitectura de la propulsión eléctrica, que permite gran volumen interior, sin que sea necesario contar con un túnel de transmisión. La unidad de propulsión está situada cerca del eje trasero y genera una potencia de 170 hp.

El Audi AI:ME está diseñado como un 2+X asientos. Su disposición depende de una serie de configuraciones distintas para los asientos y el espacio de carga. Aunque solo los asientos individuales delanteros se usarán en la mayoría de los trayectos.