Juan Carlos García
15 junio, 2014

La espectacularidad del triunfo hizo arcoíris en Audi. 13.6 kilómetros del mítico circuito de la “La Sarthe” rastillados sin misericordia, una y otra vez, con la raza quattro a máximo poder del doblete del Audi R18 número 2 de Marcel Fässler, André Lotterer y Benoit Tréluyery e; R18 número 1 del nueve veces campeón Tom Kristensen, Lucas di Grassi y Marc Gené piloteando tecnología e-tron de Inglostadt con los dos primero podios bajo sus pies.

En la edición número 82 de la competición de resistencia más prestigiosa del mundo, todo inició perfecto para Toyota con su bólido número 7 que partió desde la pole position, por delante del Porsche 919 Hybrid número 14 y el Toyota TS040 número 8. Desde el quinto puesto arrancaron los Audi R18 e-tron quattro estaban en fila los autos número 3, 2 y 1. Pero a par de vueltas todo las posiciones quedaron revueltas y se tornaron muy diferente en una carrera cargada de incidentes y accidentes de los cuales se vieron afectados el Toyota número 8 que se retrasó por ocho vuelta y el Audi número 3 que tuvo que retirarse de la carrera.

El Toyota TS040 número 7 domino la carrera durante 14 horas hasta presentar problemas eléctricos, fue cuando Benoit Tréluyer en su R18 número 2 tomó el liderazgo del campeonato y la tecnología e-tron quattro de los R18 no perdonaron a nadie.

El R18 número 2 completó 379 vueltas mientras que el número 1 logró 376. Toyota, que obtuvo el tercer lugar consiguió 374. Los resultados de Porsche se vieron afectados problemas mecánicos en las últimas horas de la carrera y fue superado por Rebellion con 360 vueltas.

La 82va edición de las 24 Horas de Le Mans le dieron la victoria número 13 a los cuatro aros aumentando su impresione record histórico de coronas en 14 años, casi imposible de superar y un record de victorias consecutivas difícil de igualar.

Audi---link


Shell-Banner-Artuculo