Juan Carlos García
1 febrero, 2016

El BMW i8 es el primer auto “mirrorless” del mundo, al no depender de los tradicionales espejos retrovisores, sustituyéndolos por cámaras. Esta es la primera vez que un sistema de cámaras ofrece a los conductores de BMW una forma pionera de visibilidad trasera, con el potencial de remplazar los retrovisores exteriores convencionales. Aunque se utilicen diferentes versiones de los asistentes de cámaras para el conductor, aún no ha habido un uso digital del retrovisor que puede ser utilizado en vehículos en serie. BMW Group también se ha realizado demostraciones de un BMW i3 con el llamado “retrovisor extendido” a fin de mostrar cómo los sistemas de cámaras pueden ampliar el campo de visión de manera conjunta con los retrovisores ya existentes y como resultado de ello, mejorar la seguridad.

El BMW i8 Mirrorless incorpora dos cámaras diminutas, acomodadas en enganches aerodinámicos, que sustituyen a los espejos ya existentes. A su vez, cuenta con una tercera cámara montada en el borde superior del parabrisas trasero. Todas las imágenes se unen y son mostradas como una sola imagen en alta resolución suspendida en la posición del espejo retrovisor. La imagen del tráfico trasero cubre un mayor ángulo de visión de lo que se podría ver utilizando sólo los espejos del interior y exterior. No es necesario ajustar las imágenes. Incluso los motociclistas pueden ser grabados por la cámara o bien directamente por la visión de la ventana lateral. De modo que los peligrosos “puntos ciegos” están destinados a ser cosa del pasado en el i8. Esta mákina de ensueño ofrece una pantalla de 300 milímetros de ancho y 75 milímetros de alto. Es algo más grande que la sujeción de un espejo interior actual pero tiene un aspecto más atractivo. Además, es redondeada en los lados para que el tráfico trasero aparezca más panorámico. Un elemento extra del sistema es que evalúa las imágenes de la cámara y responde al momento a posibles peligros. Si, por ejemplo, el conductor pone el intermitente hacia cualquiera de los lados, y se aproxima un vehículo por detrás a mayor velocidad, un icono de color amarillo inmediatamente aparecerá en el monitor e irá aumentando en tamaño a medida que el peligro se acerca más. O si un conductor está a punto de girar en un semáforo, el vehículo identificará que está girando en una esquina a través de los intermitentes o el giro brusco de una rueda, por lo que la imagen en el monitor gira automáticamente hacia el lado correspondiente y extiende el área de visión de la misma. Si un ciclista se acerca por detrás, una señal de alerta se iluminará en el monitor también.

El sistema de monitor de cámara Mirrorless del i8 también ofrece ventajas adicionales. El monitor evita que el conductor sea objeto de deslumbramiento directo y el contraste puede ser ajustado para adaptarse a las condiciones de luz. Líneas de trayectoria superpuestas también ofrecen apoyo para el conductor cuando está aparcando.