Juan Carlos García
12 diciembre, 2017

A todas luces el más relampagueante BMW es el nuevo F90 M5. Debajo del capó gruñe la última versión del motor V8 Biturbo de 4.4 litros exclusivo del consorcio bávaro. Su potencia la empujan sus 600 caballos de fuerza y 553 libras-pie de torque. Toda esa furia se envía a través de una transmisión automática de ocho velocidades, con fuente ZF que se ha ajustado específicamente al servicio del M5.

Al alimentar las cuatro ruedas, como lo hace normalmente, este nuevo BMW M5 puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3.2 segundos. Eso lo convierte en el BMW de aceleración más rápido de todos los tiempos, más rápido que incluso el M4 GTS.

Sin embargo, los magos de Munich no se duermen en sus laureles, ya que de acuerdo con el CEO de BMW M Frank Van Meel, los clientes ya están pidiendo un Paquete de Competencia para el M5, una opción que dijo podría llegar “en un futuro no muy lejano, teóricamente”.