Juan Carlos García
13 agosto, 2019

La categoría SUV es una creciente e influyente presencia en la industria, donde todas las marcas se ungen de su sombra y de su poderío en todos los sentidos: visual, ampliación de línea o competitividad. 

Bugatti que parecía renuente a tener la suya parece que está cediendo terreno. El CEO Stephan Winkelmann anunció al mundo: “No habrá SUV de Bugatti”, aunque luego se aclaró que la firma estaba trabajando en un “auto deportivo con influencia cruzada”, que está destinado a evitar que un SUV sea un SUV. Winkelmann también admitió que, en cuanto a qué tipo de vehículo construir como un segundo Bugatti, “no soy yo quien decide”. 

A principios de este mes, la información de la revista Automobile afirmó que Bugatti estaba considerando un SUV totalmente eléctrico que utiliza una plataforma Rimac, limitada a alrededor de 600 unidades por año.”El diseño está hecho. Algunos clientes potenciales lo han visto, y les gustó.”, concluyó Winkelman.

Como en los altos mandos no han firmado ningún vehículo de este tipo, “no hay presupuesto ni decisión”, pero la idea está en el aire y de pronto Bugatti podría sorprender al mundo.