Juan Carlos García
2 agosto, 2016

La relación Nissan-Río 2016 casi resplandece en su punto máximo, a días de que la antorcha olímpica encienda el pebetero que dé inicio a la mayor justa atlética de todo un planeta. Así lo vivimos en nuestra última visita a la ciudad carioca, en invitación oficial de Nissan Latinoamérica y Santo Domingo Motors, para el lanzamiento del totalmente nuevo Nissan Kicks. La algarabía olímpica es evidente, contagiante y fuera de todo convencionalismo, siendo la primera vez que oficialmente son “Juegos Olímpicos y Paralímpicos”, con ambas especialidades desarrolladas en total equidad, una tras otra, entre agosto y septiembre.

Pese a los vaivenes de la política que igualmente están en su punto más crítico, Río enfatiza su magia, su sabor y su cadencia en cada palmo de su urbana anatomía, entre avenidas monumentales y sus seductoras playas mundialmente eternas.

10,500 atletas de 206 comités olímpicos, competirán en 306 eventos de 28 deportes en 33 recintos deportivos totalmente nuevos, y las mayores expectativas de récords, con un Usain Bolt (Director de Emoción de Nissan) que como el hombre más rápido del mundo y embajador mundial de la marca, piensa logra lo imposible: imponerse en las especialidades de pista de 100 y 200 metros planos y en carreras de relevos 4×100.

Como patrocinador oficial del magno cónclave en su XXXI edición, Nissan ha desarrollado una cofradía de amores intensos con Río, que proveerá alrededor de 5 mil vehículos de la gama Nissan para cubrir las mil y necesidades de movilidad oficial de los Juegos y del Equipo de Brasil específicamente.

Como sus modelos, el join venture Nissan-Rio es una sociedad muy versátil, ya que la marca también patrocina el Relevo de las Antorchas Olímpica y Paralímpica Río 2016. La categórica relación Nissan con los Juegos propició la creación del “Equipo Nissan”, conformado por 25 atletas y paratletas, que previo al evento llevó a cabo el VIII workshop de preparación para las intensas competiciones que se avecinan. El objetivo de esta edición del evento es discutir y brindar a los atletas apoyo y asesoramiento en la preparación por la búsqueda de sus deseadas medallas, una misión que significa una gran presión, intensificada por el hecho de que van competir en su país y bajo la aura de una marca como Nissan.

Tuvimos el placer de compartir en la cena oficial, junto a José Román, vicepresidente de Nissan Latinoamérica, y disfrutar de las vibrantes experiencias de la regatista brasileña y medallista de oro Isabel Swan, igualmente vinculada a la marca.

La empresa produce automóviles en la fábrica de la Alianza Renault Nissan, en Sao José dos Pinhais, estado de Paraná, desde el 2002; e invirtió R$2.6 mil millones en la construcción de su Complejo Industrial en Resende, estado de Río de Janeiro, cuya capacidad de producción es de 200 mil automóviles y 200 mil motores por año.