Juan Carlos García
22 marzo, 2014


Los dos Porsche con motor central más potentes y rápidos están preparados y con muchas ganas de arrancar, para establecer nuevas referencias en deportividad dentro de su segmento.

Dos luminarias súper deportivas nacidas perfectas no se conforman con serlo y evolucionan con nuevas prestaciones. El Boxter GTS y el Cayman GTS incorporan un nuevo frontal, con faros bixenón con acabado en color negro que incorporan de serie el Sistema de Luz Dinámica Porsche (PDLS), y una trasera modificada, junto a las letras en negro brillante del exterior, son las sutiles pero inconfundibles características de los dos nuevos modelos altos de gama.

El nombre lo dice todo: “GTS” significa Gran Turismo Sport, siglas que aportan un rendimiento extraordinario ya desde los tiempos del legendario Porsche 904 Carrera GTS de 1963. Con estos nuevos biplaza, Porsche reafirma su compromiso de realizar auténticos deportivos, tanto para su utilización en circuitos como para el uso diario.

Los motores bóxer de seis cilindros montados en los nuevos modelos están basados en el propulsor de 3.4 litros que llevan el Boxster S y el Cayman S, respectivamente. Gracias a la optimización de la puesta a punto, cuentan con 15 caballos adicionales, lo que significa que el Boxster GTS ahora tiene 330 CV, mientras que el Cayman GTS desarrolla 340 CV. El par también ha aumentado en 10 Nm para cada vehículo. Además, el paquete

Sistema de Luz Dinámica Porsche viene de serie en ambos deportivos de motor central. Con todo ello, más la transmisión opcional de doble embrague Doppelkupplungsgetriebe (PDK) y el botón Sport Plus activado, el Boxster GTS acelera de 0 a 100 km/h en 4.7 segundos, una dato que en el Cayman GTS es incluso una décima de segundo mejor. Ambos vehículos establecen, además, otros nuevos valores de referencia.