Juan Carlos García
17 junio, 2014

La transmisión ‘Torquefliltre’ de Chrylser equivale a una alcancía que ahorra combustible y reduce de emisiones, la cual está presente en más de un millón de vehículos Chrylser en todo el mundo. Durante toda su vida útil, los vehículos equipados con Ram de 8 y 9 velocidades fueron hechos para ahorrar más de 700 millones de galones de combustible, en comparación con sus modelos predecesores, que contaban con transmisiones de cinco o seis velocidades. Esa cantidad de gasolina equivale a aproximadamente $2.5 millones de dólares dejados en las bombas, según previsiones de combustible a los precios actuales. Esto también reduce las emisiones combinadas de CO2 en más de seis millones de toneladas métricas.

“Este es precisamente el tipo de impacto que buscamos con el programa TorqueFlite”, dice Jeffrey Lux, Vicepresidente y Jefe de Transmisión Powertrain. “Y estamos totalmente de esperar este impulso continúe a medida que ampliamos la disponibilidad.” A partir de los modelos del año 2015, la transmisión TorqueFlite 8HP70 se puede combinar con HEMI del Dodge Chargers, Challengers y Challenger SRT.

Cuando el TorqueFlite hizo su debut en los modelos del año 2012, como la primera de ocho velocidades del mundo, disponibles fuera del mercado de lujo, la transmisión fue siendo acoplada exclusivamente en el Pentastar V6 de 3,6 litros del Grupo Chrysler.

Desde entonces, el TorqueFlite 845RE y 8HP70 han emigrado, respectivamente, para los motores Pentastar y las versiones HEMI de la Dodge Durango, Ram 1500 y Jeep Grand Cherokee. El 8HP70 también en versiones Ecodiesel del Ram 1500 y Grand Cherokee.

Con la introducción del Dodge Challenger SRT Hellcat, la familia transmisión TorqueFlite suma su tercer miembro, el 8HP90 que permite mayor torque de ocho velocidades cualquier previamente ofrecido por el Grupo Chrysler.