Alvin Ortega
3 diciembre, 2014

Algo que ya todos los seguidores de esta sección han podido identificar es que para el dueño de un Jeep, un fin de semana aburrido, no existe. Siempre se anda en búsqueda de la escapada perfecta junto a buenos amigos, familiares y compañeros de monteo.

Una vez más el Jeep Club República Dominicana, se propuso llevar a sus miembros a disfrutar de las bellezas de nuestro país y qué mejor lugar que las playas paradisiacas del Este.

Esta es la primera vez que realizamos esta ruta con el Jeep Club, por lo que muchos de sus miembros se a

notaron inmediatamente en esta. En vista de la gran distancia que íbamos a recorrer unos 480 kilómetros de ida y vuelta, nos juntamos a las 6:00AM, todos ansiosos y con muchas ganas de comenzar a rodar en nuestros Jeeps. Luego de saludarnos y compartir un momento entre amigos, nos desplazamos en dirección al Este por la Autovía del Este, en dirección a Punta Cana, siendo este nuestro primer punto de parada, para desmontarnos un rato y compartir un cafecito entre amigos. Después de un tiempecito, continuamos camino a nuestra primera playa, Macao. Ya empiezan unos cuantos a bajar los cristales para poder respirar el aire puro del mar.

Al llegar a Macao, todos se desmontaron y apreciaban la belleza de la arena y de lo bien cuidado que estaba todo. Algunos haciendo anécdotas de la primera vez que visitaron esta playa y de lo difícil que era llegar hace unos años y ya está a solo unos 20 minutos de Bavaro.

Luego de un tiempo de caminar descalzos en esta blanca arena y de compartir un poco entre amigos, es tiempo de continuar por el Boulevard Turístico del Este y seguir camino a Nisibon y Lavacama, siendo esta última la playa en dónde debemos empezar nuestro recorrido por todo el borde de la playa, de aproximadamente unos 7 kilómetros, haciendo esto un paseo con una vista inigualable, todos ya andaban con los vidrios abajo, bien pendientes a las pencas de las palmas que se encuentran en el camino, tratando de evadirlas y de que no se fuesen a enredar en la parte inferior del vehículo. Imagine usted, con una buena música, una excelente compañía, con el mar a su mano derecha y usted transitando por playas completamente vírgenes, sin usted ver a nadie en todo este trayecto… Creo que no hay que decir más nada. Después de unos 30 a 40 minutos en este sendero, llegamos a un lugar dónde podíamos parquear bien los Jeeps y desmontarnos a bañarnos en las cálidas aguas del Atlántico.

Después de unas cuantas horas de compartir entre amigos y familiares, es tiempo de continuar nuestro camino, seguimos nuestro trayecto de playa, unos 5 kilómetros más, para luego seguir un pequeño camino que se encontraba medio escondido a nuestra mano izquierda, es hora de buscar nuevamente el Boulevard Turístico del Este y seguir ruta, enfilándonos a Miches. Unos cuantos kilómetros antes de Miches, encontramos una loma, que la primera vez que subimos nos cautivó a todos y prometimos que cualquier ruta que hiciéramos por esta zona, que siempre subiríamos, inclusive siempre se ha hablado de acampar en ella un día. Pues hoy era otra ruta y tuvimos que subir a Loma Redonda. La vista desde esta elevación es espectacular, es un pico que le permite una vista de 360 grados de todo el Este. Frente se puede divisar Samaná, al Este podemos divisar perfectamente el Boulevard Turístico y se ven todas las elevaciones de esta zona del país. Todas las veces que subimos la impresión de asombro es siempre la misma. Las personas que no habían subido estaban sorprendidas del paisaje paradisiaco que estaba frente a ellos.

Luego de compartir un buen momento entre amigos, disfrutando de la agradable brisa que teníamos en esta altura, es tiempo de continuar nuestro camino. Seguimos en dirección a Miches, para luego tomar el trayecto de Miches a El Seybo, siendo esta loma también digna de mencionar los paisajes que nos presenta, al igual que Loma Redonda, nos regala una vista espectacular del Este de nuestro país. Ya estamos más cerca de casa, continuamos a Hato Mayor y luego conectamos con la Autovía del Este, para llegar a Santo Domingo, concluyendo así otra ruta del Jeep Club.

Les exhortamos a todos los que lean este artículo que se unan al Jeep Club y comiencen a disfrutar de las bellezas y maravillas que tiene nuestro país para ofrecernos y claro está, probar las bondades y versatilidad de su Jeep.

Para mas información del Jeep Club y formar parte de él, pueden visitar nuestra página: www.jeepclub.com.do o pueden escribir a contacto@reid.com.do