Juan Carlos García
11 mayo, 2017

La marca de la cruz dorada anunció que volverá a ser el proveedor del “Pace Car”, el auto oficial de la celebérrima carrera “Indianápolis 500”, que este año realizará su 101ª edición, ha disputarse en el legendario “Indianápolis Motor Speedway”.

El modelo elegido para esta ocasión será el deportivo Chevrolet Corvette, que ratifica su carácter como el modelo más usado como “Pace Car” en esa gran plaza de la velocidad.

La publicación local ‘Concept Carz’ informó que “será la 28ª vez que la marca Chevrolet proporciona el “Pace Car” en “Indy 500” y será la 14ª ocasión en que lo haga un Corvette, desde que ocurrió por vez primera en 1978.

Los especialistas esperaban que Chevrolet mostraría por vez primera la inminente versión del ZR1 de Corvette, que recientemente fue avistada por los paparazzis en el curso de pruebas secretas en Nurburgring, Alemania. O se esperaba, en su defecto, que recurriera a la edición Z06, que es por los momentos representa el actual tope de gama de la línea Corvette. Sin embargo la sorpresa ha sido que Chevrolet ha elegido como “Pace Car” al  Grand Sport Edition, es decir, la combinación del tren de mando del Corvette Z51 estándar y la suspensión más desarrollada del Z06.

Steve Majoros, Director de Mercadeo de la marca Chevrolet, afirmó públicamente que “es un orgullo para Chevrolet presidir una vez más la “Indy 500”.