Juan Carlos García
5 abril, 2016

Al cierre del pasado marzo, Audi consolidó su ascenso de ventas en los EE.UU., sumando ya un récord de 63 meses consecutivos, donde toda su gama ha respondido con fuerza a la demanda, incluyendo el totalmente nuevo Audi A4. En la categoría SUV el interés fue en aumento, tanto para el Audi Q7 como para el Q3.

Con los números en la mano, la marca de Ingolstadt cerró marzo con 18,392 vehículos vendidos, lo que representó un incremento del 7.5% respecto al mismo período del año pasado.

“La respuesta del cliente a nuestros modelos de nuevo diseño, al igual que el nuevo Q7 y A4, han impulsado las ventas, un signo de que más cosas buenas están por venir”, dijo Mark Del Rosso, vicepresidente ejecutivo y director de operaciones de Audi of America. “Para esta primavera Audi traerá otro lanzamiento ´parteaguas´ cuando la próxima generación del R8 llega a nuestros concesionarios”.

Las ventas fueron fuertemente apoyadas por el nuevo Audi A4, el sedán más vendido de la gama Audi, con un incremento del 42.4%, esto es, 3,226 vehículos vendidos. El nuevo Audi A4 establece parámetros de la industria, dadas sus características de conducción semi-autónomas y potencia líder en su clase, la integración de teléfonos inteligentes estándar y la impresionante cabina virtual Audi.