Juan Carlos García
28 abril, 2016

La pickup Isuzu D-Max Arctic AT35 fue creada para destacar en el terreno más arduo, gracias a su nuevo chasis, motor y transmisión, aunado a sus capacidades de carga altamente competitivas y de remolque. El AT35 se basa en la plataforma sólida y duradera de la multi-premiada D-Max de serie. Además de los altos niveles de equipamiento con que viene de fábrica, una lista completa de nuevos accesorios permite a los clientes elegir las especificaciones de su AT35, de acuerdo a sus muy particulares necesidades. En todos los casos, esta mákina de poder es capaz de enfrentar piedras enormes o continuar la marcha incluso cuando los caminos han dejado de ser caminos.

La Isuzu D-Max Arctic AT35 está versionada con la colaboración de Arctic Trucks, un especialista en alta ingeniería de vehículos, desarrollo y construcción de vehículos 4×4, que sean capaces de conquistar las condiciones más desafiantes posibles, tal  como el modelo de serie ha sabido hacerlo durante 25 años.

El AT35 conserva una impresionante carga útil de hasta una tonelada y remolque de 3,5 toneladas (con freno), férreas capacidades que han ayudado a mantener el Isuzu D-Max como uno de las más populares pickups con bajos costes de funcionamiento.

Sus neumáticos especiales todo terreno Nokian Rotiiva AT, dotan al AT35 de un agarre mejorado en las condiciones más difíciles o resbaladizas. Estas enormes ruedas de 35 pulgadas están diseñadas específicamente para superficies offroad, con el caucho montado en gomas de 17 “x10”, considerablemente más grandes que las ruedas de la D-Max de serie. El vehículo tiene capacidad para neumáticos de mayor diámetro y cuenta con luces extendidas más amplias, dando la AT35 una mirada firmemente plantado y potente.