Juan Carlos García
5 julio, 2017

La noticia es absolutamente categórica: Volvo Cars anuncia al mundo que a partir del 2019 todos sus autos saldrán de sus fábricas con un motor eléctrico, marcando el final histórico de los automóviles que sólo tienen un motor de combustión interna (ICE). Este punto de inflexión coloca a la electrificación en el centro del futuro de Volvo. El anuncio ´parte-aguas´representa uno de los movimientos más significativos de cualquier fabricante de automóviles, ya que al abrazar la electrificación, junto al motor de combustión interna, la firma sueca allana el camino para un nuevo capítulo en la historia del automóvil.

“Se trata del cliente”, dijo Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo. “La gente demanda cada vez más automóviles electrificados y queremos responder a las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes. Ahora puede elegir el Volvo electrificado que desee”.

Volvo Cars presentará una cartera de automóviles electrificados a través de su gama de modelos, abarcando modelos totalmente eléctricos, enchufar los híbridos y los llamados híbridos suaves.

Con esta proclama con gran carga de futuro, Gotemburgo lanzará cinco modelos completamente eléctricos entre 2019 y 2021, tres de los cuales serán modelos Volvo y dos de ellos serán automóviles electrificados de alto rendimiento de Polestar, el brazo deportivo de Volvo Cars.

Estas cinco mákinas serán complementadas por una gama de gasolina y diésel enchufable, en las modalidades híbrido y suave híbrido, con opciones de 48 voltios en todos los modelos. Esta decisión significa que en el futuro no habrá automóviles Volvo sin un motor eléctrico, ya que los vehículos puros de ICE serán gradualmente eliminados y reemplazados por la gama ICE con opciones electrificadas.

“Este anuncio marca el final del automóvil con motor de combustión exclusiva”, dijo el Sr. Samuelsson. “Volvo Cars ha declarado que planea haber vendido un total de 1 millón de automóviles electrificados para el 2025. Cuando lo dijimos, lo queríamos decir. Así es como lo vamos a hacer”.

El anuncio subraya el compromiso de Volvo Cars de minimizar su impacto ambiental y de hacer las ciudades del futuro más limpias. Volvo Cars se centra en reducir las emisiones de carbono tanto de sus productos como de sus operaciones. Su objetivo es que las operaciones de fabricación sean neutras desde el punto de vista climático para 2025.

La decisión también sigue el anuncio de este mes de que Volvo Cars convertirá a Polestar en una nueva compañía de automóviles de alto rendimiento electrificada de marca separada. Thomas Ingenlath, Vicepresidente Senior de Diseño de Volvo Cars, liderará a Polestar como Director General.