Juan Carlos García
5 septiembre, 2018

De pronto una sencilla innovación tecnológica permite realizar unas arduas -pero esenciales- tareas rutinarias en la décima parte del tiempo que normalmente te llevaría y sin los riesgos de trabajar en altura.

Este es el caso para los empleados de Ford, que están actualmente utilizando cámaras montadas en drones para inspeccionar de una manera segura y eficiente pórticos elevados, tuberías y zonas de cubierta a mucha altura en la planta de Motores de Ford de Dagenham, Reino Unido.

Anteriormente, esta importante labor de mantenimiento la realizaban los equipos utilizando plataformas extensibles automatizadas y andamios para comprobar pórticos elevados de 40 metros de largo que soportan la pesada maquinaria de la planta. Cada inspección de área podía llevar 12 laboriosas horas hasta ser completada.

Ahora, con los pies firmemente en el suelo y controlando drones equipados con cámaras GoPro, el equipo de mantenimiento puede inspeccionar minuciosamente cada área en solo 12 minutos. Toda la instalación de producción se puede cubrir en un día, separando las zonas de difícil acceso para asegurar que estas son mantenidas adecuadamente cumpliendo con los rigurosos estándares de seguridad.

Solíamos tener que subir a alturas de hasta 50 metros para realizar las comprobaciones necesarias en el techo y en las áreas de maquinaria. Ahora podemos cubrir la planta entera en un día y sin el riesgo de miembros del equipo trabajando a alturas peligrosas“, dijo Pat Manning, gerente de máquinas de la planta de Motores de Dagenham.