Juan Carlos García
14 octubre, 2015

Un BMW deportivo compacto de alto rendimiento que ya estremecía corazones hace más de 40 años, volvió a causar furor en modo turbo en el 2002, pero ahora resurge como el totalmentenuevo y espectacular BMW M2, con un poderoso motor de seis cilindros, suspensión ligera de aluminio a lo M y un estilo extrovertido, en fin… el más reciente pura sangre bávara.

Su diseño característico pleno de atributos dinámicos exaltan los valores de la historia de este BMW. El faldón delantero con grandes tomas de aire, los flancos musculares con branquias a toda pasión, aros de aluminio de 19 pulgadas en diseño de radios dobles de cultura M y sistema de escape de doble tubo de escape, son parte de sus exquisiteces.
En el diseño interior la pasión adopta matices a lo Alcántara en puertas y consola central, con exclusivos toques en fibra de carbono porosa, que crea un ambiente de calidad inédita, cuya subrayada elegancia resplandece aún más con el delicado azul de sus costuras de contraste y otros detalles excepcionales. Asientos, volante y palanca de cambios deportivos de talla M, culminan la excelsa riqueza emocional a la hora de conducir esta joya Premium.

El nuevo propulsor 3.0 litros de seis cilindros en línea  con la súper tecnología M TwinPower Turbo, tiene una potencia de 370 CV, para establecer un hito en el segmento de los autos deportivos compactos de altas prestaciones. Pero el torque de este pequeño monstruo llega a 465 Nm y se dispara por unos breves instantes a 500 Nm con la función «overboost». Equipado con la caja de cambios M opcional de siete marchas con doble embrague (M DKG) y provisto de la función «launch control» el nuevo BMW M2 Coupé es capaz volar de 0 a 100 km/h en 4.3 segundos.