Juan Carlos García
6 noviembre, 2013

El hijo mimado de las pistas de la F-1, Sebastian Vettel, condujo el totalmente nuevo Infiniti Q50, el espectacular vehículo que Seb mismo ayudó a desarrollar. El recién coronado cuatro veces ganador del Campeonato Mundial de Pilotos de la F-1 tomó el volante de específica producción para el Q50 con el fin de demostrar a los invitados cómo sus aportaciones al desarrollo dieron forma a este nuevo y significativo vehículo de Infiniti. Vettel condujo el Q50 de 328 caballos con motor V6 de 3.7 litros en el estrecho y encorvado circuito A1 de Forsan en Abu Dhabi. El Director de Desempeño de Infiniti se empeñó en mostrar a sus pasajeros las dinámicas cualidades del totalmente nuevo sedán. Vettel declaró: “Es genial poder demostrar la versión final de producción del Q50 en este circuito tan retador. He disfrutado trabajar en este auto en mi papel de Director de Desempeño de Infiniti y estoy realmente impresionado con el resultado y lo que los talentosos ingenieros de Infiniti han logrado con el automóvil a partir de mi retroalimentación. Estoy ansioso de pasar aún más tiempo con el Q50 ahora que está a la venta y también estoy sumergiéndome en el desarrollo del nuevo modelo Premium compacto de Infiniti“.

El Q50 es el primero de una nueva generación en la búsqueda de Infiniti para desafiar las marcas establecidas en el sector de automóviles de lujo. Esto establece un fresco diseño, rendimiento y nueva dirección en tecnología para nuevas generaciones de vehículos Infiniti. El totalmente nuevo Q50 trae un diseño distintivo, desempeño atractivo, tecnologías de primer mundo y niveles de conectividad y personalización sin comparación. Mientras que los autos deportivos sedán de Infiniti siempre han destacado por sus sobresalientes proporciones y presencia, el nuevo Infiniti Q50 añade una nueva dimensión de estilo Premium. Sebastian Vettel continuará con su papel como Director de Performance de Infiniti a través del desarrollo de un nuevo modelo compacto de lujo, ya previsto en el concepto del Infiniti Q30.