Juan Carlos García
27 junio, 2013

Para poder cumplir con la meta propuesta por Maserati de vender 50,000 unidades al año en 2015, la empresa ya se encuentra ampliando su gama, y tras el Quattroporte llega el Ghibli, una berlina lujosa apta para entrar en el mercado de flotas para altos ejecutivos.

Maserati, una de las marcas de lujo del grupo FiatChrysler, vendió el año pasado en todo el mundo 6,307 unidades, lo que se tradujo en un aumento del 2.2% con respecto al ejercicio 2011. A pesar del aumento de entregas, la cifra todavía no está cerca del objetivo de las 50,000 unidades al año a partir de 2015 que se ha propuesto.

Como paso inicial, ha renovado por completo el Quattroporte con un diseño más actual y con la novedad de introducir un motor de seis cilindros que hace su precio más asequible, lo que esperan que se traduzca en un incremento de las ventas. En segundo lugar, ha lanzado al mercado el Ghibli, un modelo que podría verse como un pequeño Quattroporte. Además, queda por llegar para el 2014 el todocamino Kuban, por lo que esperan con estas medidas lograr llegar a su meta de ventas.