Juan Carlos García
25 abril, 2014

Una mákina súper deportiva bien bajita requiere de un empuje extra para salir de su habitáculo. Los paparazis lo saben y al descubrir que por ahí venía el Mercedes-Benz SLR McLaren con Britney Spears en su interior, la asecharon como león a su presa.

Y allí está su trofeo: la naturaleza de la rutilante estrella en todo su esplendor, en una apetente secuencia de fotos que andan por la red quitao de risa. El súper deportivo alemán es propiedad de Paris Hilton, la cual también había sido capturada antes por los paparazis al descender de su vehículo, con todos sus encantos sin censura.

Y ahora el turno al bate fue de la Spears… que nos dejó para el recuerdo bonitas postales de cortesía. El asunto es que las puertas convencionales facilitan el estilo desinhibido de Britney, quien no calculó que las puertas del SLR la delataría al abrirse de par en par, como también sus piernas.