Juan Carlos García
31 mayo, 2014

Con un subyugante nuevo facelift, el Q70 de Infiniti fusiona la naturaleza emotiva de un vehículo de altas prestaciones, con el confort y la exclusividad de un sedán de espíritu deportivo de clase superior. Su diseño, el espacio trasero de gran extensión, su estimulante rendimiento, la tecnología innovadora y un acabado superior se combinan para dar lugar al nuevo Q70 una oferta sólida dentro del segmento. Lleno de personalidad, el Q70 es atrevidamente original y se destaca de la competencia con su desempeño deportivo conservador genuinamente prestigioso y con tecnología fácil de utilizar.

El ya conocido rendimiento cautivador de Infiniti, que nunca pone en juego el confort, ha deleitado por igual al conductor entusiasta, como al experto de lo refinado. Infiniti está ampliando su familia Q70, con la presentación de una versión con mayor distancia entre ejes, además de la versión regular. Las 5.9 pulgadas adicionales de distancia entre ejes no sólo aumentan el espacio entre la rodilla y la pierna en la parte trasera sino que resaltan significativamente la presencia deportiva del sedán.

“Sabemos que nuestros clientes desean más opciones y prestigio. El Q70 con mayor distancia entre ejes es lo que tenemos para ofrecerles”, dijo Michael Bartsch, Vicepresidente de Infiniti Américas. “El Q70 cumple en todo sentido: atención al detalle, materiales de excelente terminación, amplitud en la parte trasera, un andar confortable y niveles superiores de silencio en el interior”. La refinada elegancia del Q70 adopta un diseño sensacional, otorgándole a un sedán de alta gama una imagen aún más sofisticada. Sus líneas emotivas y fluidas evocan una elegancia superior. A primera vista, sus faros delanteros causan sensación de inmediato. Los faros delanteros LED exclusivos de Infiniti denotan su inteligencia intrínseca combinada con la perspicacia humana, lo cual causa una impresión difícil de olvidar.