Juan Carlos García
17 agosto, 2013

El TT es un mega ícono, que fuera mostrado por primera vez como un prototipo en el Salón del Automóvil de Fráncfort en 1995. El nombre TT no indica Twin Turbo como muchos piensan, es una referencia a la Tourist Trophy. Esta escultura a cuatro gomas lanza ahora la casa por el escape para celebrar su medio millón de unidades producidas, con un modelo exclusivo de edición especial, bajo el nombre festivo de TTS Competition.

Tanto en versión Coupé y Roadster, el TTS competition iniciará su producción el próximo y solo se venderán 500, el cual estará disponible exclusivamente en color Imola amarillo o Nimbus gris, y su carta de presentación exterior es un alerón trasero fijo con barras de aluminio con un acabado mate. También agrega rines de 19 pulgadas cuentan con un diseño de cinco brazos “Rotor” y están calzadas con fornidos neumáticos 225/35.

En el interior el paquete de cuero en gris acero domina el interior del TTS Competition y utiliza bandas de cuero característicos como elementos decorativos. Sus bordes de corte son de color amarillo, y este mismo tono se utiliza para la costura de contraste. Placas de aluminio en el revestimiento de las puertas en relieve con “1 de 500″ acentúan aún más la exclusividad del modelo de edición especial.

Todas las otras funciones – de faros de xenón plus y el sistema de control de amortiguación Audi magnetic ride de incrustaciones de aluminio – corresponden a la lista de equipamiento de serie en el TTS Competition.

La producción de las 500,000 unidades del Audi TT documenta el éxito del auto. Como Coupé, el deportivo compacto impresionó con su concepto 2+2 y el maletero variable, como Roadster con su purista, capota de tela ligera. También estableció normas con su tecnología: con los potentes motores turbo reducción de personal, tracción Quattro y con la de seis velocidades S-Tronic, que debutó en la serie de modelos en 2003.