Juan Carlos García
16 abril, 2018

Nissan anunció la nueva generación de la Murano, una SUV con un espíritu inigualable que desde su concepción en el 2002 ya contradecía los paradigmas de su época. Este crossover ha dejado huella gracias a su elegante e inconfundible estilo y un reconfortante interior que ahora se reinventa, conformado la tercera generación del vehículo.

Nissan Murano 2019 es hoy reconocido por su audaz diseño exterior inspirado en un jet, un elegante espacio interior y la combinación de todas las tecnologías de seguridad de la marca que apuntan a una movilidad mucho más confiable e integrada, en línea con Nissan Intelligent Mobility.

La primera generación de Nissan Murano fue presentada en mayo del 2002, y desde entonces ha roto con los convencionalismos gracias al intrépido diseño que sobresale de sus competidores. La actual generación se mantiene fiel a su ADN a la vez que ha evolucionado para crear un estilo casual, pero elegante.

Para bautizar al vehículo, los diseñadores tomaron el nombre de la famosa isla italiana Murano, reconocida desde hace siglos por su elegante e inigualable cristalería artesanal. La premisa para los creadores de la primera generación fue captar la exquisitez y maestría de estas obras de arte y trasladarlas al diseño de un nuevo vehículo cuyas formas fueran estéticamente atractivas.

Tras cumplir sus primeros dos ciclos, el diseño de la tercera y actual generación de Nissan Murano estuvo a cargo de Keneth Lee, cuya trayectoria se ha ido conformando en diversos centros de diseño de Nissan alrededor del mundo, hasta su ubicación en el Nissan Design America, en California. Fue ahí donde le llegó la oportunidad de rediseñar la nueva Murano.

Nissan lanzó la convocatoria a sus diseñadores de todo el mundo para llevar a cabo las propuestas sobre el rediseño de este SUV insignia de la marca. “Teníamos un objetivo muy claro para este proyecto: queríamos presionar el botón de reinicio, crear nuevamente un impacto llevando la esencia de Nissan Murano a un nuevo nivel,” explicó Ken Lee.

El equipo de diseño buscaba descubrir nuevas formas y moldes, por lo cual no iniciaron, como normalmente acostumbran, dibujando bocetos, sino que crearon versiones miniaturas del vehículo para que cada diseñador esculpiera a su gusto y explorara nuevas propuestas.

El resultado es la tercera generación de Nissan Murano, un vehículo que nuevamente captura el audaz impacto del modelo original. El frente tiene un diseño muy marcado y distintivo gracias a los faros en forma de boomerang y la parrilla V-Motion, ambos característicos de la marca.

La vista lateral es energética y emocional y en ésta se refleja totalmente la inspiración en los jets, con líneas distintivas que contrastan con el escultural y fluido lateral de la carrocería, creando una sensación general ligera y aerodinámica. La parte posterior es igualmente inconfundible, gracias a sus faros en forma de boomerang que fluyen hacia los pilares y el techo flotante.