Dhymar Cohen
2 diciembre, 2017

MAKINAS conversa con Karl-Johan Ekman, estratega detrás del Volvo XC60

Volvo ha implementando un plan de transformación de 11,000 millones de dólares, que implica una nueva re‘Volvo’lución en pleno auge. El totalmente nuevo XC60 es uno de los más exquisitos desarrollos de esta metamorfosis, que ha llevado la magia de disfrutarlo a cimeros niveles sensoriales. En charla con Karl-Johan Ekman, vicepresidente global de Volvo para el Desarrollo de la Gama 60, nos da luces sobre este deslumbrante producto de la llamada ‘nueva era’ de la firma sueca

La total evolución de Volvo es un fruto imponente de la industria. Su nueva arquitectura modular escalable, (SPA) es una especie de santo grial de nuestro tiempo, dado su avanzado concepto de reingeniería automotriz. Además de su indisputable pionerismo en seguridad, Gotemburgo también ha dado pasos extraordinarios en su capacidad de fabricación global, ofreciendo una gama completamente renovada, en diseño, conectividad, autonomía y electrificación. “El nuevo XC60 es un exitoso producto de la nueva era Volvo, afirma Karl-Johann Ekman, importante engranaje del XC60, en su calidad de vicepresidente de desarrollo del modelo, quien dialoga con MAKINAS sobre la génesis y puesta en escena de esta súper gema escandinava.

 

Desde el XC90 Volvo fue relanzado, no se trató sólo una evolución, sino de una verdadera revolución total de la marca. Entonces queremos saber ¿Cuál es su visión sobre de este ambicioso proyecto?

Ekman: He trabajado en Volvo desde hace 35 años, desde mis comienzos en AB Volvo. Desde que pasamos a formar parte de Geely, en el 2010, esta nueva etapa de la trayectoria del consorcio ha sido fantástica. En Volvo estamos comenzando a construir una nueva cultura, sobre nuevas bases de confianza.

Hemos logrado llevar nuestros productos a nuevos mercados, dada la madurez alcanzada, siendo más audaces en lo que queremos hacer, sin tener que copiar a otros. Creo que lo que la gente ve desde afuera es lo mismo que nosotros vemos y sentimos desde dentro… en todo el proceso, el germen que lo cambió todo fue el XC90.

Para crear el XC90 fueron necesarias largas jornadas de trabajo intenso, en nuestra decisión interna de establecer una diferencia. El XC90 fue el primer producto sometido a una prueba de fuego, dando apertura a nuestra nueva era. Era un SUV llamado a crear un antes y un después. Hemos estado desarrollando otras importantes iniciativas que tienen que ver con la electrificación, para mostrarle al mundo hacia donde nos dirigimos.

Sin embargo, debemos cautivar al cliente, demostrándole que su inversión vale la pena. Esa es nuestra razón de ser, marcar diferencias siendo absolutamente convincentes en cada nuevo producto que sale de nuestras fábricas.

 

Háblenos de la experiencia desde su gestión.

Ekman: Mi responsabilidad es la gama XC60, no solamente la actual, sino sus evoluciones en las generaciones del mañana. Somos un equipo trabajando hasta ver que cobra vida de la mejor forma. Desde Gotemburgo trabajamos en coordinación con todos los actores de la estructura de Volvo en el resto de las regiones. Desde nuestra sede no podemos apreciar la realidad de los diferentes mercados, de modo que para que nuestras ideas progresen, estamos yendo a cada punto del mundo donde estamos representados, a fin de ser competitivos en todo el proceso de venta y mantenimiento. 

 

Háblenos del XC60, desde la hoja en blanco hasta la impresionante mákina que tenemos hoy.

Ekman: Sabíamos que debíamos hacer una segunda generación del XC60 superior, ya que contábamos con la pieza maestra en la estrategia de desarrollo: la plataforma SPA. Pero para el reemplazo del anterior XC60, que fue un vehículo muy exitoso, agotamos un calculado número de fases, definiendo qué se podía mejorar, qué era vital mantener y qué debía cambiar. Un proyecto es un proceso al que debes ponerle tu pasión y corazón, de lo contrario sólo tendrás otra idea mecánica de fabricar vehículos. SPA es una formidable plataforma versátil y de larga duración, por sí misma ofrece una cantidad de atributos y oportunidades, así como soluciones técnicas.

Con la plataforma SPA, sabíamos que tomábamos una decisión extremadamente importante, porque significaba un compromiso, un cambio radical que hoy la industria y los periodistas especializados valoran. El giro de 360 grados de la gama 60, sus características, detalles y sus mutaciones al futuro, sólo son el punto de partida.

Trabajamos con ocho diferentes prototipos dentro del equipo de diseño liderado por Thomas Ingenlath. Literalmente fue un regimiento de talentos construyendo nuevas ideas. Además de estos ocho modelos, desarrollamos abundantes conceptos sobre el habitáculo. Sabíamos que en este punto debíamos hacer transformaciones profundas. Pusimos todo nuestro esfuerzo en sostener la idea base y refinar todo: desde las líneas exteriores y cualquier expresión o soluciones al respecto. Cuando tienes eso resuelto, lo insertas a un programa donde calibras los atributos, haces el trabajo correcto del chasis, te aseguras la correcta afinación, la calibración del tren motriz, el delicado trabajo con la transmisión se resuelve en este punto.

Luego viene la fase de industrialización donde comienzas a asegurar de que todo esto fluya de acuerdo al presupuesto. Mientras tanto, tienes que reunirte con las regiones de mercado, para que cada una gestione las ventas, a fin de llevar una idea atractiva a cada país. Al mismo tiempo, debes lidiar con los aspectos legales y cómo estructurar una oferta favorable para el cliente.

 

Y vaya que lo hicieron… Volvo ha aumentado sus ganancias en más del 20%.

Ekman: Se comprende mejor nuestra historia cuando vuelves la mirada al Volvo de hoy. Cuando Geely adquirió Volvo necesitábamos mejorar nuestra cultura y aprender cómo comportarnos como una compañía progresiva y global. Sabíamos que teníamos que asegurar el nivel de ingresos proyectado por la empresa, factor esencial para crecer y apostar exitosamente al futuro.

 

¿En términos de diseño cómo describiría al XC60?

Ekman: Mi sentimiento sobre el XC60 es que te sientes en el interior de un automóvil realmente diferente, la cabina, el tablero y todos los componentes se reúnen contigo de manera que sientes que el carro está contigo en vez de él estar frente de ti. Cuando lo vez desde fuera realmente aprecias la riqueza de su diseño, se ve más firme con un estilo que te realza.

Déjame decirte esto: cuando no construyes sobre bases firmes, el diseño se suele convertir en un motivo para esconder deficiencias. En nuestro caso, hemos creado un conjunto de audacias, el frente, las líneas de los lados, el techo, cada detalle describe un tono diferenciador, que los expertos aclaman y que el público aprueba con su adquisición.

 

Entonces, ¿Su función está directamente relacionada con el diseño?

Ekman: Claro que sí, la idea se convierte poco a poco en un XC60 cuando ya lo ves destellando en su plataforma, desplegando todo un sistema de soluciones técnicas en estado óptimo. Es como tallar una escultura, con la que no quedas satisfecho hasta sentirla que ya alcanzó la perfección con la que fue plasmada en el papel.

 

¿Qué nos puede decir de su sorprendente tecnología?

Ekman: La tecnología del XC60 es muy sofisticada, eso en primer lugar; en segundo término, se aprecian importantes soluciones en el tablero, el tren motriz, el chasis, entre otras áreas; todo encaja y de eso estamos muy orgullosos. Además, hemos trabajado mucho en cómo configurarlo e integrarlo con sus propietarios, sus intensas interacciones con el modelo y cómo el XC60 les responde. Es una especie de diálogo en la relación conductor-automóvil.

Lo hacemos de ese modo porque vemos al XC60 como un amigo que contribuye con el éxito del usuario.