Juan Carlos García
7 febrero, 2014

Las audiencias de la Fórmula Uno cayeron un 10% en todo el mundo durante el Mundial 2013, y su patrón, el británico Bernie Ecclestone, insinúa que el descenso se debió a la superioridad del piloto alemán Sebastián Vettel (Red Bull), que obtuvo su cuarto título consecutivo.

El informe oficial presentado por los propietarios de los derechos de la Fórmula Uno arroja una cifra de 450 millones de telespectadores en el 2013, con una pérdida de 50 millones en el conjunto del mundo, lo cual acentúa la tendencia a la baja, ya que en 2011 la audiencia total fue de 515 millones.

Ecclestone asegura, en su introducción al informe, que la bajada de audiencia no fue ninguna sorpresa. “La naturaleza poco competitiva de la última fase (del Mundial), que culminó con la resolución del Campeonato antes de las carreras de Estados Unidos y Brasil, que a menudo registran grandes audiencias, tuvo un impacto previsible”, afirma Ecclestone, que recuerda, además, que el Mundial 2013 tuvo una carrera menos.

Frente a incrementos de audiencia en Estados Unidos (18%, 11.4 millones en total), Reino Unido (2%, 29 millones) e Italia (35.8 millones), en China (de 49 a 19 millones) y en Francia (de 27 a 19 millones) se registraron fuertes caídas, que fueron mucho menores en España (30.2 millones en total). Incluso el país de origen del tetracampeón mundial, Alemania, sufrió un descenso de un 10% para quedarse en 31 millones. Brasil continúa siendo el país con mayor audiencia para la F1, con 77 millones, aunque desciende un 5%. Ecclestone considera que el Campeonato 2014 aumentará el interés de la F1 con la introducción de los motores turbo.