Juan Carlos García
13 diciembre, 2017

Desde este momento, Volvo Cars comenzará a desarrollar sus autos de conducción autónomos con la ayuda de familias suecas que probarán sus automóviles en las vías públicas de Gotemburgo, a fin de que transmitan sus impresiones a los ingenieros de Volvo Cars.

Las dos primeras familias, los Hains y los Simonovskis del área de Gotemburgo, han recibido los SUV premium Volvo XC90 con los que apoyarán el desarrollo del proyecto “Drive Me”. Tres familias más seguirán a principios del próximo año y en los próximos cuatro años, hasta completar 100 personas dentro del ambicioso proyecto escandinavo.

Este par de familias iniciales contribuirán con el “Drive Me”, aportando datos invaluables al permitirles a los ingenieros de la compañía monitorear su uso diario y su interacción con el automóvil, mientras conducen hacia el trabajo, llevan a los niños a la escuela o van de compras.

Volvo Cars planea tener un automóvil completamente autónomo disponible comercialmente para el 2021 y los datos derivados del “Drive Me” desempeñarán un papel crucial en el desarrollo de estos autos sin conductor.

“Se siente genial ser parte de este proyecto”, dijo Alex Hain, de 45 años. “Tenemos la oportunidad de ser parte del desarrollo de tecnologías que algún día salvarán vidas”.

“Drive Me” involucrará a clientes reales que prueben las diferentes etapas de la tecnología asistida por el conductor y eventualmente totalmente autónoma.

“Drive Me es un importante proyecto de investigación para Volvo Cars”, dijo Henrik Green, vicepresidente sénior del departamento de I + D de la compañía. “Esperamos aprender mucho de la participación de estas familias y usaremos sus experiencias para dar forma al desarrollo de nuestra tecnología de conducción autónoma, de modo que en 2021 podamos ofrecer a nuestros clientes un automóvil completamente autónomo.”