Juan Carlos García
5 junio, 2019

¿Acaso el SF90 Stradale está llamado a zanjar un antes y un después en la industria automotriz? La mákina indudablemente se las trae, por ser la encarnación de un nuevo y excitante capítulo en la historia de Ferrari.

Se trata, nada más y nada menos, que de la primera serie de producción PHEV (vehículo eléctrico híbrido enchufable), un modelo innovador es extremo en todos los niveles, que representa un verdadero cambio de paradigma, ya que ofrece un rendimiento sin precedentes para un automóvil de producción.

Cifras como 1,000 caballos de fuerza y una relación peso/potencia de 1.57 kg, colocan al SF90 Stradale en la parte superior de su segmento.

El nombre del automóvil designa el verdadero significado de todo lo que se ha logrado en términos de rendimiento. La referencia al 90 aniversario de la fundación de la Scuderia Ferrari subraya el fuerte vínculo que siempre ha existido entre la pista de Ferrari y los automóviles de carretera. El SF90 Stradale es también la demostración perfecta de cómo Ferrari hace la transición de conocimientos y las habilidades que adquiere en competencia para sus autos de producción.

El SF90 Stradale tiene un motor turbo V8 de 90°, capaz de entregar 780 cv, la salida de potencia más alta de todos los 8 cilindros en la historia de Ferrari. Los 220 cv restantes son suministrados por tres motores eléctricos, uno en la parte trasera, conocido como MGUK (Unidad de generador de motor, cinético) debido a su derivación de la aplicación de Fórmula 1, ubicada entre el motor y el nuevo doble embrague de 8 velocidades.