Juan Carlos García
9 julio, 2018

Una pléyade de mákinas plateadas serán vistas en camino al jubileo de plata: el tradicional Festival de la Velocidad de Goodwood, el evento de automovilismo histórico más grande del mundo, que para esta ocasión celebra su 25ª edición. Audi Tradition está participando de forma descollante con dos automóviles de color plateado con más de 100 años de historia. Un auto de carreras Auto Union Type C de 1936 y un Wanderer Streamline Special de 1939 estarán compitiendo en el evento.

Para los 200,000 visitantes que se esperan en Goodwood, el Auto Union Type C es un viejo amigo: la presencia del modelo en el Festival of Speed siempre ha sido uno de los aspectos más destacados del evento. Con sus 16 cilindros, 520 hp y velocidad máxima de 340 km, con un motor ubicado detrás del conductor, este bólido fue visto como una maravilla futurista cuando se presentó por primera vez en 1936.

En el mismo año, Bernd Rosemeyer ganó el Europeo campeonato de conducción y el campeonato alemán de escalada. Este año, Hans-Joachim Stuck tomará el volante del reconstruido Type C. de Audi Tradition. Será un momento muy especial para el ex piloto de Audi Sport: en la década de 1930, Hans, el padre de Stuck, era miembro del equipo Auto Union y cuándo llegó a las carreras de montaña, era casi invencible. Cada vez que maneja una flecha de plata, Stuck junior se pone los guantes originales y las gafas de carreras de su padre.

Audi Tradition también está enviando otro invitado de honor a la pista de carreras: el Wanderer Streamline Special se presentará por primera vez en Goodwood. Hace 80 años, Auto Union AG inscribió a tres de estos modelos para lo que entonces era el rally más difícil del mundo, Liège-Rome-Liège. El automóvil debía recorrer al menos 50 kilómetros por hora durante todo el recorrido de 4.000 kilómetros. En esta carrera de alrededor de 100 horas, los conductores apenas se detuvieron excepto para repostar. Estas altas demandas en los conductores y el material cobraron su precio: en 1938 solo un tercio de los autos llegaron a la meta y, en 1939, solo 21 de 51 lo hicieron. Entre ellos, los tres Wanderer Streamline Specials de Auto Union. La compañía ganó así el premio más importante para un equipo de trabajo: el ranking de la marca.