Juan Carlos García
25 marzo, 2015

Lewis Hamilton es un apasionado de los súper deportivos. Así, luego de que tras las polémicas del pasado Gran Premio de Bélgica se dejara ver a bordo de su costoso Pagani Zonda en Montecarlo mientras el equipo Mercedes AMG reprendía a Nico Rosberg, ahora Hamilton ha usado el mismo método para presionar al escuadrón luego de poner cifras definitiva al salario que aspira a cambio de renovar contrato: se ha dejado ver con un costosísimo Ferrari que acaba de comprar, sabiendo que ello alimenta los ya fuertes rumores sobre negociaciones entre él y Ferrari.

 “Sabemos que Lewis tiene contactos con Ferrari… de hecho ya se compró uno,” precisando que su piloto ha elegido el modelo más caro de Maranello, un LaFerrari turbo-híbrido que ofrece una potencia combinada de casi mil caballos, del que solo se fabricarán 499 unidades y cuyo precio supera los dos millones de dólares.

Si bien Wolff ha querido aclarar que Mercedes-Benz no está molesta por el hecho y que el team Mercedes AMG está cercano a cerrar un acuerdo de renovación con Hamilton, las suspicacias no han faltado y Niki Lauda, el Presidente no-ejecutivo del equipo, ha sido citado por medios austríacos diciendo:

“Sí… se compró un Ferrari ¿y qué? Yo también tenía carros de otras marcas cuando trabajaba para Ferrari”.

Para los analistas, el gesto de Hamilton es un nada sutil recordatorio de que el interés de Ferrari es real y allí están dispuestos a pagarle.

Las conversaciones definitivas entre Sebastián Vettel y Ferrari comenzaron a raíz de la compra de un Ferrari y ello también ocurrió cuando en Maranello se interesaron en Kimi Raikkonen y Fernando Alonso.