Juan Carlos García
10 mayo, 2018

Los tuneadores de Hennessey se fueron al extremo, convirtiendo al Demon en una mega bestia de 1,035 caballos de fuerza que devora el cuarto de milla en sólo 9.14 segundos a 152 mph.

De modo y manera que el HPE1000 es ahora el Dodge Demon más rápido del planeta, como el cohete legal de calle de la marca, desde el momento en que cayó en el tuning de vértigo de John Hennessey.

La principal modificación de HPE1000 consiste en reemplazar el compresor de 2.7 litros con uno de 4.5 litros de capacidad. También se incluyen un artilugio Hennessey sobre el capó, cabeceras de tubo largo de acero inoxidable, un sistema de inducción de aire de alto flujo, cuerpo del acelerador mejorado, bomba de combustible mejorada y vigorosos inyectores de combustible, junto con la calibración personalizada de gestión del motor.

De esa forma, el HPE1000 Dodge Demon entrega un total de 1,035 caballos de fuerza y apabullantes 948 lb/ft.

Esta versión de extremos cautivantes magnifica la postura fornida, rugido de estruendo y genuino ‘Made in USA’, de todo Dodge, justificando con creces su nombre: Demon…. bestia indómita dentro de la rebelde comunidad de los ‘Muscle Cars’.

Su desafiante perfil de trazo eterno, pero replanteado siempre en actitud progresiva, lo convierten ahora en una mákina de increíble poder, capaz de acelerar de 0 a 60 mph en solo 2.3 segundos, lo suficientemente rápido como para hacer sonrojar a Bugatti Chiron.