Juan Carlos García
5 diciembre, 2017

Con su imponente diseño, el BMW i8 Roadster robó flashes y suspiros en el LA AutoShow, dado su trazo de conducción intensa, pleno de libertad. La capota ofrece ligereza visual junto a su bajo peso físico, que redefine la silueta del modelo base, aunado a su bajo centro de gravedad. Cuando su techo se repliega completamente, el énfasis se exacerba aún más, desatando al máximo la personalidad libertaria del modelo.

La ventana trasera se extiende a una posición de confort a medida que el techo se repliega. Los pilares B del primer BMW i8 Roadster están blasonadas con bellas distinciones de modelos específicos que llevan inscripciones de gala “Roadster”. Un emblema similar se puede encontrar en la parte trasera. El primer BMW i8 Roadster está equipado de serie con exclusivos aros de 20 pulgadas de aleación ligera BMW , con diseño bicolor.

El motor de gasolina cuenta con sonido mejorado y menores emisiones, por haber sido sometido a nuevas mejoras. El motor turbo cargado de 1.5 litros, dispone de inyección directa y variable VALVETRONIC, desatando 231 Hp y un par máximo de 320 Nm, mientras que la nueva generación de la Tecnología BMW eDrive en propulsión eléctrica suma 143 caballos y 250 Nm, para una potencia total de 374 hp y de 550 Nm. La tracción a las cuatro ruedas específica para híbridos con motor de combustión para las ruedas traseras y motor eléctrico para las ruedas delanteras, impulsan al i8 en una aceleración de 0 a 100 km/h de 4.6 segundos.