Juan Carlos García
22 marzo, 2014

Ingolstalt da vida a una deportividad en extracto sin igual: el Audi S1 y Audi S1 que imparten cátedra de deportividad concentrada a ‘quattro manos’. Todas las modificaciones realizadas, entre ellas el nuevo eje trasero de cuatro brazos, la tracción integral permanente quattro y el potente 2.0 TFSI de 231 Hp y 370 Nm de par motor, lo vuelven ágil y dinámico. Gracias a sus increíbles aptitudes se trata de un vehículo para el día a día. Con estas características, el Audi S1 y el S1 Sportback se sitúan a la cabeza de su segmento.

Ya en la década de los 80 el Audi S1 se ganó una reputación legendaria, siendo el automóvil con el que la marca dominaba en aquellos tiempos el Campeonato Mundial de Rally. Estas siglas están de vuelta, pero ahora en la carretera: el Audi S1 y el S1 Sportback constituyen un paradigma, al tiempo que completan la oferta de modelos S de Audi en el segmento inferior.

Como sistema de propulsión se utiliza un cuatro cilindros de alto rendimiento. El 2.0 TFSI rinde 231 Hp y genera hasta 370 Nm de par. El dos litros acelera el Audi S1 y el S1 Sportback de los 0 a los 100 km/h en 5.8 y 5.9 segundos respectivamente. La velocidad punta alcanza los 250 km/h. Sin embargo, el TFSI, de sonido deportivo y rotundo, tiene un consumo medio de sólo 7.0 y 7.1 litros de combustible a los 100 kilómetros respectivamente (162 y 166 gramos de CO2 por kilómetro en cada caso).

Como todos los modelos S de Audi, también el S1 y el S1 Sportback equipan la tracción integral permanente quattro. Su piedra angular es un embrague multidisco de accionamiento hidráulico situado en el eje trasero. Su software de regulación, adaptado específicamente a estos modelos, presenta una configuración marcadamente dinámica. El bloqueo transversal electrónico, que incorpora una versión perfeccionada de la gestión del par individual para cada rueda, es una función del control de estabilidad ESC. Puede desconectarse en dos fases, y complementa el trabajo del embrague multidisco con intervenciones adicionales y bien dosificadas en los frenos de las ruedas situadas en el interior de la curva; la interacción de ambos sistemas hace que la maniobrabilidad sea extremadamente ágil, precisa y estable.

El tren de rodaje de los dos deportivos compactos ha sido profundamente mejorado. La servodirección electromecánica presenta un nuevo desarrollo, y los cojinetes giratorios odificados en el eje delantero incrementan la agilidad al girar. En la parte trasera, una construcción de cuatro brazos mejora la directa maniobrabilidad y el ágil comportamiento en curva. El reglaje se caracteriza por ser deportivo y rígido; el sistema de conducción dinámica Audi drive select permite variar en diferentes niveles el modo de funcionamiento del motor, del climatizador automático y de la amortiguación variable, también equipada de serie.

El mayor tamaño del cilindro principal de freno, así como las mayores dimensiones de los discos de freno (con un diámetro de 310 mm delante), garantizan una excelente deceleración. Opcionalmente se pueden solicitar para el eje delantero pinzas de freno de color rojo con el logotipo S1. Los dos compactos deportivos equipan de fábrica ruedas de 17 pulgadas con neumáticos en formato 215/40 R17, y con carácter opcional Audi monta ruedas de 18 pulgadas con neumáticos 225/35 R18.

Ya a simple vista, el Audi S1 y el S1 Sportback se dan a conocer como los modelos deportivos de gama de la serie A1. Sus faros xenón plus son completamente nuevos, y también los grupos ópticos traseros en tecnología LED presentan un nuevo dibujo de la luz trasera dispuesto en horizontal. Muchos detalles, sobre todo en el paragolpes delantero y trasero, en las taloneras y en las salidas de los tubos de escape, presentan un diseño más llamativo. Cuatro nuevos colores exteriores amplían la oferta. El paquete óptico quattro exterior, opcional, intensifica aún más la imagen del vehículo, por ejemplo con un gran spoiler de techo.

El interior de los dos compactos deportivos se ha realizado en tonos oscuros; el negro es el color predominante, también en las carcasas de las salidas de aire. Los instrumentos portan las escalas de color gris oscuro típicas de los modelos S, y las cubiertas de los pedales se han realizado en acero inoxidable cepillado. Como alternativa a los asientos deportivos de serie Audi ofrece los asientos deportivos S con reposacabezas integrados. A petición del cliente, el paquete óptico quattro interior, opcional, aporta un toque de color muy llamativo.