Juan Carlos García
17 mayo, 2014

 “Esto nos permitirá colaborar mejor, innovar con mayor agilidad, tomar decisiones más rápidamente y utilizar nuestros recursos de forma más eficiente”, Jim Lentz, Consejero Delegado de Toyota para Norteamérica.

La dirección ejecutiva de Toyota para Norteamérica agradeció los incentivos económicos ofrecidos por Texas para atraer a la empresa automotriz y celebrar que las oficinas centrales de la compañía en Estados Unidos se trasladen al Estado sureño. Jim Lentz, Consejero Delegado explica que “cuando se consideran inversiones de este tamaño y alcance, programas de incentivos como el de Texas Enterprise Fund marcan la diferencia”.

Este programa público de incentivos concedió ayudas a “Reunir nuestros principales negocios norteamericanos de California, Kentucky y Nueva York en Plano (Texas) nos permitirá colaborar mejor, innovar con mayor agilidad, tomar decisiones más rápidamente y utilizar nuestros recursos de forma más eficiente”, argumentó el Consejero Delegado de Toyota en América del Norte.

Lentz se refirió directamente al Gobernador republicano Rick Perry, de quien alaba su trabajo para conseguir una “propuesta altamente competitiva para ubicar las oficinas centrales” en el estado sureño, y al fondo estatal de incentivos Texas Enterprise Fund.