Juan Carlos García
20 enero, 2015

 El plan de crecimiento Infinti está basado en un compromiso por ofrecer alternativas de productos a una nueva generación de clientes Premium con mentalidad joven, y en desafiar los convencionalismos ya establecidos por las marcas que dominan actualmente el segmento. El sedán deportivo Q50 fue el primer modelo de Infiniti dentro de la ofensiva de la compañía que dio inicio a la su desafiante estrategia de crecimiento. Fue ganador de distintos premios alrededor del mundo por su llamativo diseño, acabados hechos a mano y la más alta tecnología; en especial la Dirección Asistida Electrónica, la cual es la primera tecnología de dirección steer-by-wire incorporada en la producción de un vehículo.

En el Auto Show Internacional de Norte América en Detroit, en enero pasado, se presentó el Q50 Eau Rouge, dando una muestra del potencial del alto desempeño de Infiniti. El sedán súper deportivo es ahora un estudio de ingeniería basado en un prototipo en funcionamiento.

El impulso continuó en Infiniti, con la presentación de los nuevos modelos Q70L y QX80 en el Auto Show de Nueva York el pasado mes de abril. Asimismo, las versiones de Q50 y QX50 con larga distancia entre ejes, están ya disponibles en China, siendo los primeros modelos Infiniti producidos en dicho país.

Manteniendo el ritmo, Infiniti mostró su intención de expandirse hacia la desafiante categoría de sedán Premium en el Motor Show de Paris, en octubre. Infiniti exhibió su concepto Q80 Inspiration, un fastback de cuatro puertas que fue ampliamente alabado por la prensa a nivel internacional.

El siguiente modelo en línea es el Infiniti Q30, el auto compacto de lujo pensado para ser lanzado a nivel mundial. Será el primer vehículo Infiniti fabricado en Europa.

El Q30 hizo su primera aparición en el Motor Show de Frankfurt en 2013. Es una fusión entre un coupé, un hatchback y un crossover; diseñado para clientes jóvenes que buscan una alternativa a la tradicional gama de autos compactos de lujo.

Infiniti---link