Juan Carlos García
23 marzo, 2017

El “Project Black S” es una innovación harto ambiciosa, cuya cofradía de marcas explora el potencial de una nueva línea de modelos de alto rendimiento Infiniti. La reinterpretación radical del Infiniti Q60 apunta al desarrollo de una propulsión híbrida, inspirado en los sistemas de recuperación de energía de la Fórmula Uno, desarrollado en estrecha colaboración con el Renault Sport Formula One Team. Un amplio uso de fibra de carbono para un diseño revisado que mejora el rendimiento aerodinámico es uno de sus ases bajo la manga.

El nuevo grado “Black S”, presentado por el nuevo concepto, podría interpretar el máximo nivel de rendimiento y capacidad dinámica ofrecido por Infiniti. La compañía cree que existe un potencial para ofrecer una nueva linea de productos progresivos, con mayor potencia y par, sistemas de suspensión deportivo y elementos de diseño únicos.

El rendimiento del tren de potencia híbrido que se está explorando a través del Project Black S cuenta con un ‘sistema de recuperación de energía’ (ERS), a fin de aumentar la potencia y el par. El resultado es una aceleración instantánea, significativa y sin retrasos. Esta tecnología aún no existe en un vehículo de producción actual, pero este sistema puede aumenta la potencia hasta en 25% en el nuevo V6 Twin Turbo de 3.0 litros.