Juan Carlos García
22 mayo, 2019

El INFINITI Q50 logra un equilibrio ideal entre desempeño y lujo, comenzando con su galardonado motor V6 de 3.0 litros de la serie VR bajo el capó, el cual impulsa a la versión Sport de 300hp, recientemente introducido en la gama de Q50. Desde su lanzamiento en 2012 el objetivo principal del Q50 es brindar una experiencia verdaderamente lujosa con cada momento que pasamos detrás del volante.

El Q50 sedán posee detalles exteriores exclusivos que incluyen fascias delanteras y traseras con diseño deportivo, exclusivos neumáticos de aleación de 19 pulgadas con acabado brillante. La atmosfera al interior del Q50 Sport incluye renovado diseño en el volante, asientos deportivos en piel, nueva iluminación en panel de instrumentos, costuras en color gris plata, acabado en molduras en combinación aluminio y cromo-mate así como la palanca con logo de INFINITI.

Para lograr el máximo desempeño del motor V6, cuenta con la transmisión automática de 7 velocidades con “Paddle Shifts” al volante, control adaptativo de cambios (ASC) y modo manual deportivo (DS). La suspensión deportiva delantera y trasera ofrece un manejo mucho más dinámico, estable y firme en todo momento.

Sumado a esta versión, INFINITI Q50 híbrido ofrece un equilibrio sustancial entre impulso eléctrico y caballos de fuerza el cual genera una potencia total de 360 hp.  El híbrido es la mejor apuesta al día de hoy para un vehículo que no requiere fuente de carga externa, esto es único de Q50 ya que cuenta con el sistema de recuperación de energía (ERS), el cual al frenar y recuperar la energía cinética es capaz de cargar la batería de Iones de litio automáticamente y brindar un gran desempeño. Además, mantiene el espíritu deportivo al contar con detalles únicos al exterior como fascias, rines y materiales al interior, que logran el binomio perfecto entre deportividad y sofisticación.