Juan Carlos García
14 junio, 2016

Este año la marca Jeep está celebrando 75 años de legendaria capacidad todoterreno y aventuras y libertad al aire libre, expresadas de la mejor manera mediante su emblemático Jeep Wrangler. El nombre Wrangler evoca un vaquero rodeado de caballos de montar, recordando inmediatamente los enormes espacios abiertos del lejano oeste americano y la sensación de libertad que esto inspira.

En el lenguaje Jeep, el Wrangler es, en realidad, una ‘makina de diversión y libertad’, que refleja a través de su carácter el estilo de vida del usuario, orientados hacia vehículos originales y distintivos con una fuerte personalidad. Cuando alguien es dueño de un Wrangler, todo el mundo sabe que está listo para explorar y seguir el espíritu aventurero, que está preparado para divertirse con su vehículo y, sobre todo, que no teme enfrentarse a lodazales y caminos escabrosos. Wrangler es la mejor expresión del sinfín de posibilidades de personalización para los clientes, siendo el vehículo Jeep más personalizado en todo el mundo.

La gama Jeep Wrangler y Jeep Wrangler Unlimited se ofrece en tres acabados: Sport, Sahara y Rubicon. La gama de motorizaciones incluye un motor Diésel y un motor de gasolina: el turbodiésel 2.8 litros Common Rail desarrolla 200 Hp de potencia y 460 Nm de par, y el poderoso motor de gasolina V-6 de 3.6 litros dispone de 284 Hp y 347 Nm, ambos en combinación con una transmisión de cinco velocidades.

Diseñado para dominar las rutas todoterreno más desafiantes, en la actualidad el Jeep Wrangler es el resultado de 75 años de liderazgo en el desarrollo de sistemas 4×4. Son dos los sistemas 4×4 disponibles en el Jeep Wrangler y Jeep Wrangler Unlimited: el sistema activable Command-Trac con transmisión de dos velocidades con reductor de 2.72:1 y el sistema Rock-Trac que se monta únicamente en el Rubicon, con una transmisión de dos velocidades con reductor de 4.0:1, bloqueo eléctrico Tru-lock de los ejes delantero y trasero, y barra estabilizadora con desconexión electrónica, que brinda un recorrido de la rueda adicional para circular sobre rutas indómitas.

El Wrangler actual es, en realidad, un descendiente directo del Willys-Overland original (1941) y combina la capacidad todoterreno con la diversión del primer y único SUV 4×4 al aire libre del mercado. Ofrece la capota blanda Sunrider, plegable y desmontable, el techo duro modular de tres piezas Freedom Top y una configuración Dual Top (esta última incluye tanto la capota blanda como el techo duro). El Freedom Top cuenta con tres paneles (paneles derecho e izquierdo del pasajero delantero y panel trasero) que proporciona la auténtica experiencia de conducción al aire libre que la de un vehículo descapotable. Para mejorar su aspecto premium, en los modelos Sahara hay disponible un techo duro del color de la carrocería. El acabado Rubicon también cuenta con un parabrisas abatible, para una auténtica experiencia al aire libre.