Juan Carlos García
10 julio, 2017

Marc Lichte ha sido Director de Diseño de Audi desde el 2014. Con la presentación de la nueva generación del Audi A8, las expectativas sobre esta mákina están en ebullición, a la espera de conocer su fluido lenguaje de diseño.

Con su estreno mundial, se completa un ciclo de programático de diseño de los cuatro aros. Del modelo destacan sus especiales condiciones de su juego de luces, donde el A8 es el primer Audi de producción que muestra el futuro lenguaje de diseño, reflejando potestad a lo Ingolstadt, dado su rostro progresivo.

En Audi el diseño siempre expresa lo que la firma llama “Vorsprung durch Technik”, una solución progresiva que armoniza la forma y la función. Una solución perfecta que impresiona con su simplicidad.

En la visión de lujo y prestigio de Audi, la línea de su carrocería con la parrilla Singleframe del A8 expresa un énfasis equilibrado, al tiempo de proyectar confianza y lujo. En el interior, la riqueza estética es el común denominador. Apenas hay botones o interruptores en el habitáculo. En su lugar, Audi desarrolló un concepto operativo en el que la nueva pantalla táctil está completamente integrada al interior.

El nuevo A8 convence a todos los sentidos, dada la calidad magníficamente artesanal de los materiales auténticos empleados. A esto se agrega una amplia experiencia de audio, así como la sutil impresión del sentido de la perfección y de composición armoniosa, sobradamente vertidas en el nuevo A8.

La parte trasera, por ejemplo, exhibe nuevos gráficos de luz que corren por todo el ancho del modelo. Esta es una primicia en la industria y una expresión de auto-percepción progresiva. O para decirlo de otra manera, el nuevo A8 fue creado para continuamente llamar la atención.