Juan Carlos García
24 julio, 2013

Kia ha cerrado el semestre con cifras auspiciosas: 158.900 vehículos en su planta de Zilina, lo que significa haber alcanzado la plena capacidad por primera vez en la historia de esta factoría. Zilina es una ciudad situada al noroeste de Eslovaquia en la confluencia de los ríos Váh, Kysuca y Rajčianka. Es la quinta ciudad más grande de Eslovaquia, donde Kia estableció una pujante base de operaciones, al punto de haber aumentado su producción un 6 % en la primera mitad del año.

La compañía inició la producción del nuevo Kia pro cee’d, la carrocería de tres puertas de este modelo compacto, en febrero pasado, seguida a finales de mayo por la versión GT de este modelo y la misma variantes deportiva en la arquitectura de cinco puertas o cee’d GTa.

Eek-Hee Lee, presidente y CEO de Kia Motors Eslovaquia, considera que los nuevos modelos lanzados este año por la marca ayudarán a mantener la máxima capacidad de producción. Las instalaciones que Kia tiene en Zilina producen la segunda generación del Kia ceed, el todoterreno Sportage, y el funcional Kia Venga. La producción del modelo Sportage supuso casi el 48 % de la producción total, el 42 % corresponde a la gama cee’d, mientras que el Venga representa el 10 % de la producción.

En cuanto a la fabricación de motores, durante los seis primeros meses de 2013, Kia montó 253.200 propulsores (una cifra un 6,7 % superior a la de 2012),de los cuales 133.100 motores eran gasolina (53% de la producción total), siendo la variante de 1.6 litros gasolina GDi la más popular. También fueron montados 120.100 motores diesel (47 %)