Juan Carlos García
30 mayo, 2018

La optimización del prototipo de Audi e-tron de aerodinámica de excepción está en curso. Se trata de un concepto de auto eléctrico muy sofisticado, con un coeficiente de resistencia de únicamente 0.28. Esta cifra es un factor decisivo en el rango diario por encima de los 400 kilómetros (248.5 mi) en el ciclo WLTP. En otras palabras: cuanto mejor sea la aerodinámica de un automóvil eléctrico, más lejos se desplazará. El prototipo Audi e-tron logra un resultado sustancialmente superior dentro del segmento SUV.

Por primera vez “un cuatro aros” de producción en serie contará con retrovisores exteriores virtuales. Los retrovisores exteriores virtuales constituyen un importante vector en el concepto de aerodinámica del modelo de clase premium totalmente eléctrico.

Dentro del escenario de pruebas de resistencia en el túnel de viento, el modelo fue expuesto al rotor de bajo ruido que mide alrededor de cinco metros (16,4 pies) de diámetro, llevando al prototipo Audi e-tron al mismo ojo del huracán. En la plataforma de pruebas de aeroacústica del Wind Tunnel Center en Ingolstadt, el túnel de viento de vehículos más silencioso del mundo, los ingenieros de Audi comprobaron y optimizaron el arrastre y el ruido en condiciones extremas.

Ambos valores son cruciales para la eficiencia y la comodidad de cualquier automóvil eléctrico. Con una salida de 2.6 megavatios, el ventilador produce velocidades de hasta 300 km / h (186.4 mph). El prototipo de Audi e-tron fue sometido a más de 1,000 horas de pruebas.

Otro factor importante es la suspensión neumática adaptable estándar: una suspensión neumática con amortiguación ajustable. A velocidades superiores a 120 km / h (74.6 mph), baja el cuerpo hasta 26 milímetros (1.0 in) por debajo de la posición normal, lo que reduce el arrastre.