Juan Carlos García
8 enero, 2014

Sería un error considerar al Spark-Renault SRT_01E como un monoplaza ‘silencioso’. Cuando pasa de los 60 km/h su motor eléctrico emite un característico zumbido. A 225 Km/h, la máxima velocidad que es capaz de alcanzar, llega a unos 80 decibelios, algo más ruidoso que un auto convencional.

Pero cualquiera que haya vivido de cerca una carrera de Fórmula 1 se sorprenderá al verlo derrapar en una curva o adelantar a un rival. Comparado con los monoplazas de combustión interna, es increíblemente discreto y eficiente. El vehículo, presentado de forma oficial en la feria CES de Las Vegas, es el modelo que a partir del mes de setiembre correrá en los circuitos de la bautizada como Fórmula E, una competición que cuenta con la bendición de la FIA y con la que se intentará impulsar el desarrollo de mejores sistemas de baterías, motores eléctricos y sistemas de recarga.

Formula E tendrá un formato parecido a los campeonatos de Fórmula 1, con 10 carreras que se disputarán en varias ciudades del mundo y en las que participarán 10 equipos, cada uno con dos pilotos. En la primera edición el Spark-Renault SRT_01E será el único vehículo permitido pero a partir del segundo año cada equipo podrá diseñar su monoplaza con elementos propios siempre que se mantenga dentro de los límites impuestos por el proceso de certificación de la FIA.