Juan Carlos García
22 junio, 2018

Con la histórica victoria de Toyota y Fernando Alonso en Le Mans, Toyota

se convierte en el segundo fabricante japonés en ganar las 24 Horas de Le Mans, firmando un doblete de antología al colocar sus dos prototipos en primera y segunda posición del podio, con una amplia ventaja sobre sus rivales.

La espectacular actuación de Fernando Alonso a los mandos de su Toyota TS050 HYBRID nº 8, estuvo en perfecta coordinación con sus compañeros Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima.

El relevo nocturno de Fernando Alonso, clave en la remontada del TS050 HYBRID nº 8 al recortar más de minuto y medio al otro prototipo de Toyota.

La pole position obtenida el jueves por Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, a los mandos del Toyota TS050 HYBRID nº 8, fue el mejor presagio y una carrera perfecta por parte de los tres pilotos les permitió pasar a la historia al lograr la primera victoria de Toyota en Le Mans.

Con su triunfo en la 86ª edición de las 24 Horas de Le Mans, Toyota se convierte en el segundo fabricante japonés en ganar en toda la historia de la mítica carrera, la prueba reina del automovilismo mundial, mientras que Fernando Alonso se acerca a su objetivo de lograr la Triple Corona, vencer en el GP de Mónaco de F1, en las 24 Horas de Le Mans y en las 500 Millas de Indianápolis, gracias a Toyota, además de ser el primer campeón del mundo de F1 en vencer en el Circuito de La Sarthe desde que lo hiciese Graham Hill en 1972.

Fernando Alonso y sus compañeros en el Toyota TS050 HYBRID nº 8, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, realizaron una carrera prácticamente perfecta, sin errores relevantes y a penas penalizaciones, bien coordinados y con ritmos muy similares, con la fiabilidad y la regularidad siempre como referencias en cada uno de sus relevos.

Los dos prototipos de Toyota, el TS050 HYBRID nº 8 de Alonso, Buemi y Nakajima y el TS050 HYBRID nº 7 de Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María ‘Pechito’ López, se mantuvieron en cabeza desde el inicio de las 24 horas, intercambiado su posición en diferentes momentos. Vuelta a vuelta y relevo a relevo, los dos prototipos de TOYOTA GAZOO Racing se fueron distanciando de sus rivales y dejando claro que, si algún incidente o problema mecánico no lo impedía, la victoria sería para Toyota, quedando únicamente por dilucidar cuál de los dos TS050 HYBRID se llevaría el triunfo.

El momento clave de las 24 Horas de Le Mans fue el relevo nocturno de Fernando Alonso ya que el piloto asturiano dejó su sello sobre el asfalto de La Sarthe con una remontada en la que logró reducir la ventaja del TS050 HYBRID nº 7, con ‘Pechito’ López a los mandos, de más de 2min 20 seg a sólo 40 seg. En los siguientes relevos, los compañeros de Alonso, Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi, siguieron la senda abierta por el piloto ovetense y al amanecer se consumó la remontada del TS050 nº 8.