Juan Carlos García
9 octubre, 2017

Con bombos y platillos desde Carolina del Sur, Volvo Cars anuncia que la próxima generación del XC90 será el segundo modelo que se construirá a partir del 2021, en su planta de Berkeley, Carolina del Sur. Esto lleva a la inversión total de fabricación de los EEUU a más de US$1,1 mil millones y levantará el total de nuevos trabajos creados en el sitio de Charleston a casi 4,000.

La planta de Carolina del Sur comenzará la producción de la próxima generación de S60 en el otoño de 2018. La adición de la próxima generación de XC90 a partir de 2021, así como un nuevo campus de oficina planeado creará 1,900 nuevos puestos de trabajo, que vienen a completar los 2,000 nuevos empleados actualmente en proceso de contratación.

“La continua expansión de nuestra planta en Carolina del Sur es otro compromiso significativo con el mercado estadounidense”, dijo Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo. “La planta de Charleston servirá tanto a los mercados estadounidenses como internacionales y constituye una base sólida para nuestro crecimiento futuro en los Estados Unidos y en el mundo”.

La decisión de elegir Carolina del Sur se tomó como resultado de su fácil acceso a los puertos internacionales y la infraestructura, una mano de obra bien entrenada, un entorno de inversión atractivo y la experiencia en el sector de la fabricación de alta tecnología.

La capacidad de producción total de los EE.UU. en la planta aumentará a 150,000 vehículos al año. Berkeley ha jugado un papel importante en el renacimiento de ventas de Volvo Cars en los Estados Unidos y en todo el mundo. El gran SUV ampliamente aclamado, lanzado en 2014, es el SUV de lujo más premiado del siglo y ayudó a Volvo Cars a recuperar sus ventas en los Estados Unidos de un mínimo de 56,000 unidades vendidas en 2014 a casi 83,000 unidades en 2016.