Juan Carlos García
12 diciembre, 2017

Japón es un epicentro automotriz de inmensa influencia. Lo que aquí retumba, estremece al mundo entero. Allí, la cultura del automóvil es enorme, de modo que el codiciado premio COTY (Auto del año) del país del sol naciente es uno de los deseados por cualquier marca. Este año, ese honor correspondió para el totalmente nuevo Volvo XC60.

Lanzado a principios de este año en el Salón del automóvil de Ginebra, el esbelto SUV sueco fue elegido porque “equilibró los elementos como la comodidad, la funcionalidad y el placer de conducción necesarios para SUV contemporáneos, en un cuerpo asequible y fácil de manejar a un alto nivel”, dijo el comunicado oficial. El organismo adjudicador también elogió su diseño, opciones de tren motriz y, por supuesto, su abundancia de características de seguridad.

El Volvo XC60 ganó el concurso con 294 puntos de acuerdo con los criterios de puntuación, superando al BMW Serie 5 que obtuvo 242. El automóvil japonés de mayor rango este año fue el Toyota Camry con 232 puntos.